40 años de punk según los Damned

16 Abr

Dave Vanian y Captain Sensible reflexionan sobre los recis con Lemmy, las juntadas con Led Zeppelin y su sonido que evoluciona constantemente.

Por Kory Grow para rollingstone.com – Traducción: Lepo MacStrummer para RadioValvular. 14 de abril de 2017.


-La gente se imagina los días dorados del punk, donde todos eran re exitosos en Londres, pero era algo absolutamente roñoso -dice Captain Sensible, guitarrista de los Damned, riéndose-. No había ningún plan de dominar el mundo, a pesar de lo que dijera Malcolm McLaren [manager de los Sex Pistols].

-Al principio, la escena punk estaba llena de promesas -aporta Dave Vanian, el frontman con aspecto de vampiro-. Todas las bandas y los sonidos eran distintos. El denominador común era que lo hacían pibes muy jóvenes, con sus reglas. Pero después se convirtió en “Hay que escuchar tal cosa y ponerse este uniforme, y no se puede hacer esto o aquello”. Se suponía que se trataba de no tener reglas, pero cada generación musical termina diluida.

Vanian y Captain Sensible -que nació como Raymond Burns- son autoridades en esas materias, ya que los Damned fueron la primera banda punk del Reino Unido en sacar un single (“New rose” de 1976) y un disco (Damned Damned Damned del ’77), además de ser la primera en girar por Estados Unidos. Con el guitarrista original Brian James y el baterista Rat Scabies, junto a los Sex Pistols, los Clash y los Buzzcocks, ayudaron a innovar el sonido cortante y maniático que definió un movimiento cultural en ese país, hace cuatro décadas.

Seguir leyendo

Reseña original del primer disco de los Clash (abril de 1977)

8 Abr

Si no te gustan los Clash, no te gusta el rock

Reseña publicada originalmente por la revista Sounds (Inglaterra), el 9 de abril de 1977. Escrita por Pete Silverton.

Traducción: Lepo MacStrummer – exclusivo para RadioValvular.wordpress.com

Los Clash son la esencia de las calles de Londres en persona. Como todos los clichés, este es parcialmente cierto y parcialmente falso. Pero la falsedad que contiene, refuerza cualquier valoración sobre los poderes creativos de los Clash.

Si recuerdo bien mis clases de geometría, el triángulo es la forma física más fuerte. Las tres líneas rectas se balancean mutuamente a la perfección, y los ángulos concentran la fuerza intrínseca en tres puntas afiladas. Pero cuando se trata de tríos humanos, tienen el desagradable hábito de separarse en dúos más normales socialmente. Dos atacan juntos al tercero, y lo excluyen.

Seguir leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.3

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.3

El 18 de noviembre de 1975, Joe Strummer vio la primera de dos presentaciones de Bruce Springsteen en el Hammersmith Odeon. Springsteen nunca había tocado antes en Londres y estaba promocionando su tercer LP, Born to Run; un disco emblemático que lo publicitó como “el futuro del rock”.

-Cuando Strummer fue a ver a Springsteen, le cambió la cabeza -dijo Clive Timperley-. Toda esa idea de Springsteen de dar conciertos intensos de tres horas. Strummer pensó: “¡Eso es lo que hay que hacer!”.

El hecho de que Springsteen tocara una Telecaster era significativo para Joe, que lo vio como una señal. Incluso, Joe se compró un cable de guitarra excesivamente largo, que le permitía deambular a voluntad por el escenario y hasta meterse entre el público, como Springsteen.

Seguir leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.2

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.2

*

En octubre de 1975 Jules Yewdall y Mickey Foote “abrieron” una casa okupa nueva en Orsett Terrace 42; una calle de casas iguales en hilera, altas y bien equipadas, con escalinatas de piedra, cerca de la estación de subte Royal Oak. En el sótano, los 101’ers armaron un estudio de ensayo mucho más profesional que el de calle Walterton. Pero en Orsett Terrace había preocupación por los robos: la casa de al lado estaba ocupada por una pandilla de faloperos.

-Joe detestaba la idea de los faloperos -recordó Gill Calvert-. Le parecía una existencia inútil. Yo pienso en su depresión como algo levemente complejo, porque pienso que algunas veces él actuaba: podía actuar su parte depresiva. También era capaz de escapar de ella. Conozco gente deprimida y no pueden funcionar. Así que yo lo llamaría “depresivo funcional”.

Seguir leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.1

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.1 ¡Este hombre es una estrella!

1975-1976

El municipio estaba demoliendo, una a una, las casas de calle Walterton. Era como si un ghetto de la época de la guerra fuera arrasado inexorablemente. Al final, la única casa que quedaba era la de Walterton 101, bien guardada al fondo de la calle. Todo lo demás a su alrededor, era un estado de escombros casi inidentificables. 

A pesar de todos los problemas con la propiedad (el baño externo, la falta de agua caliente, las pulgas), la casa y sus dificultades intrínsecas, no sólo habían unido a un grupo de músicos y les había dado un lugar para vivir y ensayar: les había proporcionado el nombre para el grupo. Pero la existencia relativamente estable de Walterton 101 estaba por terminar. También tenía fecha de demolición.

A mitad del verano boreal, la pandilla de Walterton había encontrado una casa para okupar en calle St. Luke al 36: tres calles al este de la Portobello; cerca de un barrio caribeño y dinámico.

El 26 de julio de 1975, Melody Maker publicó un artículo completo de Allan Jones sobre los 101’ers, que empujaba al grupo para subir a un nuevo nivel. Inclinado extremadamente a favor de su viejo amigo Joe Strummer, y mitificando su existencia callejera marginal, Jones empezaba:

“Fue allá por febrero que vi por primera vez a los 101’ers. Tenían una residencia en el Club Charlie Pigdog, en Londres Oeste. Era el tipo de lugar que daba promesas extremas de violencia. Entrabas, echabas un vistazo y deseabas rajar de ahí”.

Seguir leyendo

1980: opiniones de Chuck Berry sobre los Ramones, los Sex Pistols, los Clash y más.

19 Mar

Fuentes: riverfronttimes.com, openculture.com – Traducción: Lepo para RadioValvular.

Chuck Berry y Debbie Harry (Blondie)

Cuando la ola punk estalló en el Reino Unido y en los Estados Unidos a mediados de los ’70, amenazó con dejar atrás las bandas de rock consolidadas, que antes parecían tan rebeldes. Pete Townshend, el compositor de los Who, destructor de guitarras, dijo:

-Medio que le di la bienvenida al punk y quise que se diera. Y después me di cuenta que a la persona que querían matar era a mí.

Y de hecho Sid Vicious de los Sex Pistols dijo:

-No tengo ningún ídolo. Para mí son todos inútiles.

Pero a pesar de las poses, el punk siguió arraigado a la tradición del rock, homenajeando (a sabiendas o no) a sus padres musicales: los Beatles, los Who, los Stones; e incluso a los abuelos: Chuck Berry y Buddy Holly.

Seguir leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 9.4

4 Mar

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

9.4

Richard Dudanski y Esperanza Romero, su nueva novia española, volvieron a Londres antes de Navidad de 1974 y se mudaron a Chippenham 86. Cuando la hermana de Esperanza, Paloma, apareció por Londres, Richard le contó de una pieza libre en Walterton 101.

Las hermanas Romero.

Pat Nother recordó su llegada al 101, cuando él estaba sentado casualmente con Woody:

-La primera vez que vi a Paloma cruzó la puerta y él me dijo “agi agam aggo aging tago magake hager miagne”. Todos los chicos de los internados y de los secundarios hablaban en ago-pago [el geringoso inglés]: “ag” adelante de cada sonido de vocal. Joe estaba diciendo “la voy a hacer mía”. Se enamoró de ella cuando cruzó la puerta.

-Yo tenía un novio boliviano que se llamaba Herman -dijo Paloma-. Estábamos por cortar. Joe me vivía invitando a salir. Fuimos a ver a Chuck Berry en alguna parte de Londres,  pero no fue nada después de que vi a los 101’ers. Fuimos a ver a Lou Reed y fue muy aburrido. Antes del punk, estuvimos juntos unos dos años.

Woody Mellor y Paloma Romero se volvieron una sola cosa, y ella se mudó con él a la pieza vacía del 101, al frente del primer piso. Con un interés en las relaciones internacionales, Woody incluso le afirmó a Helen Cherry que le había “sacado la ficha al español: simplemente hay que poner la ‘o’ al final de todas las palabras”.

Seguir leyendo