Cómo fue que los Buzzcocks inventaron el indie

8 Dic

Hace casi 42 años, la primera publicación de la banda de Manchester, reformó la música pop. Sin apoyo de la industria, prensaron y vendieron el EP ellos mismos, dándole inicio a una revolución. A dos días del fallecimiento del cantante Pete Shelley, repasamos su importancia histórica.

Por Dave Simpson para theguardian.com (texto de 2017) – traducción: Lepo para radiovalvular.wordpress.com

buzzcocks 1976 b

En enero de 1977, una banda punk joven, llamada Buzzcocks, entró a la sucursal de Virgin en Manchester, con una caja de singles que querían vender. Habían armado un sello discográfico bautizado New Hormones y pagaron ellos mismos los discos, mediante una forma primitiva de crowdfunding (financiamiento colectivo), consiguiendo 500 libras prestadas [más de 3.500 dólares actuales] de una pareja de amigos y del padre del guitarrista. Su única ambición era vender una parte suficiente de las mil copias que habían prensado, para lograr devolver los préstamos.

Terminaron vendiendo 16 mil copias del EP Spiral Scratch y llegó al Top 40. No hubo problemas con los préstamos. Pero lo más importante fue que comprobaron que era posible para los artistas tener el control total de su música, desde la producción hasta la distribución. Y en ese proceso, inventaron el indie.

Actualmente, no es nada raro esquivar a la industria discográfica. Pero en 1977, Spiral Scratch cambió las reglas del juego. Dejó a su paso una ola de sellos independientes británicos y una red de distribución que significó que “cualquier pudiera competir con los peces gordos. Pero eso pasó porque innegablemente era un disco bárbaro”, dijo el fundador del sello Rough Trade, Geoff Travis.

Sigue leyendo

Anuncios

Lucinda Strummer: “oigo la voz de Joe”

21 Oct

En exclusiva, la viuda de Joe Strummer habla sobre su vida en un campo de las Sierras Quantock de Somerset, sin el instigador político del punk, que murió repentinamente a los 50 años.

Las cosas iban de parabienes para Joe Strummer, a fines de 2002. Había empezado a trabajar en un disco nuevo. El 15 de noviembre, él y su banda los Mescaleros, hicieron una presentación a beneficio del Sindicato de Bomberos, que estaba en huelga, en el Acton Town Hall, de Londres Oeste.

El excompañero de banda de Strummer en los Clash, Mick Jones, estaba entre el público y subió a tocar con Joe los clásicos clasheros “Bankrobber”, “White riot” y “London’s burning”. Era la primera vez que Joe y Mick tocaban juntos en casi 20 años. Fue la última vez que las dos leyendas de los Clash compartieron escenario.

-Yo no lo sabía en ese momento, pero fue el destino. No fue nada planeado -dijo Jones después de la noche histórica.

 

 

Seis semanas después del concierto, Joe murió. Con tan solo 50 años, falleció en su campo de Somerset, la tarde del 22 de diciembre de 2002, de un ataque cardíaco repentino. Había vuelto de pasear los perros. Su esposa Lucinda trató de resucitarlo cuando volvió a la casa y lo encontró desplomado en una silla.

Viviendo en su paraíso campestre con Lucinda, Joe se había vuelto “una especie de Rey Arturo punk, que gobernaba su campamento Camelot bajo los amplios cielos del Wessex Rebelde -escribió Stephen Dalton en la revista Classic Rock, agregando que Joe, en su reino rural, era “como Dylan en Woodstock: en Somerset en realidad nunca estaba fuera de servicio. Era más un rey exiliado a la espera de que lo convocaran para volver al trono”.

La reina Lucinda del rey Strummer está muerta de hambre porque su entrevista con el diario francés Le Monde se extendió 45 minutos de más y además, se levantó al amanecer para salir de su campo y tomarse el tren de Somerset a Londres. Acá ella tiene un cortejo glamoroso (aunque raro) con la prensa mundial.

Sigue leyendo

La vida post-Clash de Topper Headon

28 May
A fines de los ’70, un baterista llamado Topper Headon entró a The Clash, la banda de rock más fascinante del mundo. Lo que siguió fueron cinco años de tocar, joder y drogarse sin parar. Pero hacia 1982, la adicción de Headon a la heroína estaba fuera de control, y el líder de los Clash, Joe Strummer, se vio forzado a echarlo. Entonces las cosas se pusieron muy feas. Hoy, reflexivo y sobrio, cuenta su extraordinaria historia.

por Mark Lucas – http://www.independent.co.uk (junio de 2009)

traducción: Lepo para RadioValvular.wordpress.com

El chofer K44 está sentado en un sillón hondo, con Yowsah, su bull terrier Staffordshire, recostado sobre su falda. Acariciando el perro, recuerda el trabajo de taxista que tuvo en Londres Oeste a fines de los ’80, para financiar su adicción a la heroína.

-Yo parecía la muerte -me cuenta-. Estaba manejando un Talbot Solara con el burro de arranque estropeado, y levanto una señora. Cuando estaba por entrar al auto le digo “Disculpe”, y le doy una escoba. Cuando yo girara la llave, ella tenía que pegarle al burro. El auto arranca y le digo “Bueno, suba. Acá está el plano, ¿sabe a dónde va?”

Hacia 1989, cuando el trabajo de taxista pasó a ser demasiado para él, empezó a tocar el bongó en el Subte de Londres. 

-Cada 100 personas que pasaban, una se paraba y preguntaba “¿Sos Topper Headon de los Clash?” -se encoge de hombros-. Yo tenía que decirles “sí, ahora hago esto”. Era muy humillante.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro sobre Joe Strummer. Capítulo 17.3

22 May

ESCRITO POR: Chris Salewicz (2007) – TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer.

17.3

Cuando los Clash llegaron a Bangkok para su fecha del 3 de marzo, se sorprendieron porque “This is Radio Clash” era el tema número uno del país. Pronto se enteraron de que la ubicación en el ranking de ventas era una falsedad total. Una orden del organizador.

El recinto era un cine viejo, con una multitud de gente local y un par de occidentales. En Tailandia era obligatorio que todo entretenimiento público comenzara con una interpretación del himno nacional. Por consiguiente, los Clash iban a tener que descartar su tema de Ennio Morricone y pararse firmes mientras sonara eso. Cuando Kosmo pasó la información, Joe (sin entender lo que había escuchado) entró en una de esas “rabietas fugaces” que veían tan seguido los que lo rodeaban.

-¿Cómo mierda nos vamos a aprender el himno nacional tailandés en quince minutos? -interrogó furiosamente.

No obstante, esta fecha final de la gira de los Clash por Asia, fue un éxito rotundo. Al tercer tema, “Safe European home”, el público había invadido el escenario. Una noche bárbara.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro sobre Joe Strummer. Capítulo 17.2

17 May

ESCRITO POR: Chris Salewicz (2007) – TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer.

  1. 2

A principios de 1982, Bernie Rhodes y Kosmo Vinyl iban a mandar a Topper a un programa hospitalario de rehabilitación, en el sudeste de Londres. No solo estaba en peligro la salud de Topper, sino que también pendía de un hilo una gira inminente por Japón. Después de la redada a Topper, por un pelo no le rescindieron las visas laborales al grupo entero.

La redada por drogas a Topper, no le impidió que volviera casi inmediatamente a New York, a grabar en el disco nuevo, y en Manhattan volvió de una a sus viejos hábitos. Pero estaba en un estado lo suficientemente bueno el 30 de diciembre, cuando empezó el trabajo sobre una canción titulada “Straight to Hell”: esta no surgió de la letra de Joe, sino de un garabato guitarrero de Mick Jones, al cual Topper le puso un ritmo de bossa nova. Balada épica, “Straight to Hell” se convertiría en una canción arquetípica de los Clash (de hecho, una de las mejores) del último periodo en que Joe, Mick, Paul y Topper trabajaron juntos.

-Justo antes de la toma Topper me dijo “quiero que toqués esto”, y me pasó una botella de limonada R. White’s, envuelta en una toalla -dijo Joe-. Me dijo “quiero que le pegués al frente del bombo con esto”. En la grabación se escucha que estoy al frente del bombo revoleando una toalla con una botella grande de limonada, golpeando el frente del bombo, mientras los otros graban la pista base.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro sobre Joe Strummer. Capítulo 17.1

15 May

ESCRITO POR: Chris Salewicz (2007) – TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer.

  1. Las noticias detrás de las noticias

1981-1982

Según el mito, el primer golpe maestro de Bernie Rhodes a su regreso como manager del grupo, fue decidir que los Clash dieran recitales por temporada, en ciudades significativas del mundo. Su paso por el Bond International Casino de la ciudad de New York, fue la primera pata de esa estrategia. Pero la historia omite la gira de 60 fechas que en un principio Bernie quiso que el grupo hiciera por los Estados Unidos. Sin embargo, Epic se negó a respaldarla, y las fechas en New York fueron una estrategia alternativa.

Fue un caso claro de convertir la adversidad en ventaja, ya que las 18 presentaciones que hicieron los Clash en el Bond de Times Square, en mayo y junio de 1981, marcaron una gran vuelco.

En EE.UU. ellos ya tenían distinción. Los últimos dos discos habían llegado al Top 30 y el single “Train in vain” había sido un hit. Pero ahora finalmente apareció el estrellato estadounidense a gran escala.

Sigue leyendo

30 de abril de 1978: Rock contra el Racismo

30 Abr

Publicado el 25 de abril de 2018 por thebaker77.wordpress.com – blog del plomo de los Clash.

Traducción: Lepo para RadioValvular.

Un día radiante, lleno de sol, hace 40 años, los manifestantes de “Rock Contra el Racismo” [RAR por sus siglas en inglés] se reunieron en Plaza Trafalgar (Londres) y luego marcharon hacia el Parque Victoria de Hackney, donde tuvo lugar un concierto extraordinario de proporciones inmensas.

En un acto aparentemente espontáneo de consciencia masiva, varias facciones distintas se unieron bajo una sola bandera, para protestar contra la situación de las relaciones raciales y la injusticia policial, y disfrutar de una explosión desenfrenada de hedonismo musical. Fue un “evento popular”. Todos, desde los organizadores hasta las bandas, contribuyeron con sus esfuerzos gratuitamente y demostraron la capacidad de la música para tratar de lograr un cambio. Y sus simpatizantes afirmaron que con el tiempo ayudaron a demoler al National Front (NF, Frente Nacional).

También demostró ser un hito sorpresivo y espectacular en el trayecto musical de los Clash, representando un salto significativo en su exposición pública y credibilidad política. Con un público estimado de 100 mil personas, la banda no lo superó hasta el Festival US, en San Bernardino, California, cinco años después. Y más importante que eso, los Clash ganaron atención de los medios nacionales y anclaron firmemente la bandera de la banda a las causas de izquierda.

Sigue leyendo