Entrevista con Germán Cohen: de Onda Vaga, Satélite Kingston… y mucho más.

4 Oct

En esta entrevista repasamos el enorme curriculum musical del multifacético Germán Cohen, integrante del popular quinteto Onda Vaga, creador de la Fiesta Bubamara y responsable de mantener vivo al Satélite Kingston, uno de los mejores grupos de ska de la Argentina.


-Germán, primero danos un repaso por las bandas en que tocaste y tocás actualmente.
-Mi primer banda oficial y en serio fue Satélite Kingston, y fue la primera banda en la que toque el trombón. Después toqué varios años en Me Darás Mil Hijos, acompañé a Pablo Dacal con la Orquesta de Salón. Toqué también en la Brizuela Mendez, una banda que tenía el Gody de Karamelo Santo. Fue una buena epoca, y hace ya de todo esto unos cuantos años. Actualmente sigo tocando con Satélite, y ahora toco también con Onda Vaga. Hace un par de meses armé una banda de mambos que existía hace un tiempo y se llama Flor de Mambo y estoy grabando un disco fetiche con canciones mías.

 -¿Cómo fue tu entrada a la música? ¿Qué escuchabas? ¿Cuál fue el primer instrumento que agarraste?
-Mi entrada a la musica se la debo a mi vieja y a mi abuela, que me cantaban cuando era muy chiquito, para hacerme dormir. Realmente creo que eso fue fundamental. Luego cuando tenía 3 años, en el jardín de infantes conocí a mi profesora de música Mirta, de la cual estaba totalmente enamorado. Unos años después Mirta terminó siendo mi profesora de guitarra. Ese fue mi primer instrumento; tocaba algo de folklore, recuerdo. Me hacían cantar y eso.

Fue una linda niñez, no me puedo quejar. En aquel entonces tendría entre 6 y 9 años y escuchaba lo que escuchaban mis viejos cuando nos íbamos de viaje. Por lo general era música clásica y folklore del mundo.

-En tus distintas bandas se podría decir que abarcás distintos estilos étnicos, lo que algunos llaman “músicas del mundo”. ¿En qué momento te decidiste a seguir por esa senda y no por ejemplo la del rock de guitarra, bajo y batería?
-A eso de los 13 años quería tocar la guitarra eléctrica y fui a tomar algunas clases y tuve algunas bandas punk. Me gustaba mucho esa música, el heavy también. Luego dejé la música por un tiempo y a eso de los 20 agarré el trombón y comencé a interesarme por las músicas del mundo, ya sea ska o música balkánica o el folklore… y la misma vida me fue llevando por ese camino.
El rock me re cabe, pero no me sale bien, así que se lo dejo a los que les sale.

-¿En qué anda actualmente Satélite Kingston? Me contaste que estuvieron tocando en Brasil… ¿qué tal estuvo? ¿Tienen prevista una gira por el interior?
-Con Satélite Kingston siempre fue todo muy confuso y difuso, y el año pasado tuvimos la desgracia de perder a Fernando Marastoni, nuestro saxofonista. Fue un golpe muy duro porque todo ocurrió en 2 semanas. Una cagada.
Después de eso nos costó mucho reponernos y estuvimos casi un año sin tocar. A mediados de este año llegué de una gira y hablé con un par de los muchachos para ver qué les pintaba y algunos dijeron que no querían tocar más y otros dijero que sí, así que reestructuramos un poco la banda y comenzamos a tocar nuevamente.
Tocamos de teloneros de Skatalites y comenzaron a surgir fechas y cosas. Fuimos a tocar a Sao Paulo… así que se podría decir que seguimos en pie. Por el momento no tenemos planeado tocar por el interior pero en cuanto haya alguna invitacion no dudaremos en ir. Nos encanta tocar.

-En cuanto a la Fiesta Bubamara, ¿sos el creador? ¿Cuánta gente trabaja? ¿Cómo empezaron con la idea? ¿Apuntaban a cierto tipo de público? ¿En qué ciudades se hace?
-Sí, soy uno de los creadores. Somos cuatro las partes activas del proyecto, pero hay mucha gente que nos ayuda y trabaja con nosotros en las barras y demás. No se a ciencia cierta cuantos somos, porque varía según dónde las hacemos.
Las comenzamos a hacer hace 9 o 10 años atras en Buenos Aires y surgió desde la música. Todos escuchábamos ese tipo de música cuando ibamos en auto a algún lugar, y cuando llegabamos al lugar era un bodrio y nos dábamos cuenta que donde mejor la pasabamos era en el auto… Así que dijimos “Tenemos que hacer una fiesta con esta música”. Y así comenzó.
Sabíamos que había gente a la que le iba a gustar la propuesta. Actualmente las estamos haciendo en Capital, en Córdoba, en Rosario y en La Plata, pero hemos hecho en Chile, en Bariloche, en Mendoza, en Uruguay… Somos muy movedizos.

-¿Cómo hacen para que la fiesta siga siendo convocante?
-No lo sabemos… Creo que tiene que ver con que la propuesta está buena, la música también es entretenida, y con que la gente dejó de ser tonta y de comprar siempre lo mismo. La verdad que nosotros no hacemos más de lo que veníamos haciendo desde el primer día. No nos esperábamos, la primera vez que la hicimos, que nueve años después seguiríamos haciéndola, y nos encanta seguir con el proyecto.

-Soy fan de Gogol Bordello… ¿los viste en vivo? ¿Hay alguna esperanza de que los traigan a la Buba… aunque sea a Eugene Hutz (cantante) con una criollita?

-Yo me los perdí cuando estuvieron aca, y nos encantaria traerlos pero son muy caros… Así que por el momento escuchalos en casa.

 -Pasando a Onda Vaga, ¿cómo fue que grabaron el segundo disco, Espíritu Salvaje en el Calafate?
-Esa grabacion surgió de la propuesta de Coqui, que es un chico que tiene un muy buen estudio en el Calafate. Él es un amigo de un amigo nuestro y quería probar su estudio y nos ofreció ir allá a grabarlo, así que nos mandamos. Estuvimos 20 días viviendo allá y grabando a cualquier hora; el estudio era prácticamente nuestro. La pasamos muy bien. Hicimos un par de shows allá para pagar algunos gastos. Fue una gran experiencia.

 -¿Creés que Onda Vaga es lo más cercano que has llegado a lo masivo?
-Sin duda es lo más cercano a lo masivo. De las bandas en las que toco es la que más convoca, pero aun no nos consideramos mainstream.

-Viéndolos en vivo uno se da cuenta que: el público es mayormente femenino, las chicas se saben todos los temas de punta a punta, y que están locas con la banda… Además de la música, ¿sabían que podían causar cierto atractivo por otro lado?
-Cómo saberlo… no sé, creo que no. O por lo menos no a ese nivel. A nosotros nos unió la musica, no salimos de un reality show como Mambrú, que los elijieron por la facha. Somos todos pibes medio normales, barbudos… Es una suerte para nosotros gustarle a las chicas, sobre todo porque nos gustan las chicas, pero no lo hacemos para gustarles… simplemente somos irresistibles, ¡jaja!

-¿Una banda que atrae más público femenino tiene éxito asegurado por más tiempo?
Y… creo que no. A Mambrú le fue medio como el orto, me parece.

-¿Qué es lo próximo para la banda?
-Estamos terminando el año con una buena cantidad de shows por Argentina, y seguramente a principios del año que viene comencemos a encarar otro disco. Sé que hay planes de volver a Europa, pero no hay nada confirmado, pero el humor de la banda está intacto y el poder creativo también, así que por ahora vamos a seguir en la nuestra, haciendo esto que nos encanta.

-Para ir terminando… Contanos sobre tu nueva banda Flor de Mambo, tu proyecto solista y algo más que tenés por ahí…
-Con Flor de Mambo pasó algo curioso. Era una banda de mambo que yo iba a ver cuando tenía unos 18 años (antes de tocar el trombón). Todos lo que tocaban eran pibes que se habían juntado y a mí me cabía la banda. En el 2002 me voy de gira con Satélite a Europa y caminando me encuentro con Nano, que era el trompetista de la primera formacion de FdMMB y nos hicimos muy amigos. Él vivió en Barcelona unos 8 años y siempre que yo iba para allá y él venía para acá hablábamos de rearmar la banda, que se había separado por conflictos internos.
Resulta que este año él se viene a vivir para acá y comenzamos a hablar con varios de los originales de Flor de Mambo, y se re coparon con el proyecto y comenzamos a tocar. La primera fecha fue para mi cumpleaños en una Bubamara. Salió de lujo. Ahora estamos ensayando con público una vez por semana acá en Buenos Aires.

Con Nano también grabamos un disco juntos de algo que nada tiene que ver con el mambo. Son canciones que hicimos juntos y que fuimos grabando en la compu de forma muy casera en Barcelona y en Buenos Aires, en cada uno de nuestros viajes. Está muy bueno. Se llama Sale ruido el proyecto y es medio fantasma. No tocamos en vivo y todavía no lo editamos. Por ahora sólo lo escuchan nuestros amigos.
Mi proyecto solista es un desentripado. Básicamente son unas canciones que hice cuando me separé de mi novia, y me decidí a grabarlas. No tiene una corriente clara la onda del disco; hay desde zambas hasta unas canciones medio post punk que grabé con la base de Don Cornelio. Prácticamente cada canción tiene una formación distinta. Es muy ecléctico el disco, y participaron muchos amigos; los Satélites, los Vagos, Don Cornelio como bien dije, Pablo Dacal… etc. Me gusta mucho como está quedando, la verdad, pero no es un disco para nada hitero. Es más bien una depuración de la pena.

-Y la última pregunta, bastante obvia: Se podría decir que sos un ejemplo a imitar si uno quiere vivir de la música ¿Cómo hacés para hacerte tiempo para todos tus proyectos? ¿Cómo manejás las prioridades?
-Ante todo no creo ser un ejemplo a imitar. Aunque suene trillado, creo que lo principal es hacer las cosas con ganas. A mí me gusta mucho hacer lo que hago y soy muy inquieto; desde mis comienzos me metí en todos los lugares que pude, a tocar o a escuchar.
No tengo una formación académica y decidí dejar los estudios para justamente tener más tiempo para tocar en lo que a mí me gustaba, y experimentar con la musica y la composición. En ese caso la prioridad siempre fueron mis inquietudes. Y con las bandas intento ser lo más ordenado posible con la agenda, para no crear conflictos. De todos modos siempre estoy tocando con amigos que me bancan cuando les digo: “muchachos, me voy dos meses de gira”.

Entrevista: Lepo, en exclusiva para Radio Valvular.

fotos: Camila Ávila.

Anuncios

3 comentarios to “Entrevista con Germán Cohen: de Onda Vaga, Satélite Kingston… y mucho más.”

  1. Camila Avila 8 octubre, 2011 a 2:27 #

    Excelente la nota!
    Genial que hallan usado mis fotos, las saque en La Minga, en el Gorki.
    Saludos!
    Camila Avila.

    • radiovalvular 9 octubre, 2011 a 0:36 #

      sí, disculpá no estábamos seguros del nombre de la fotógrafa. Ahora agregamos el crédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: