Esta noche, los Chicken Faces en Club R: Entrevista.

21 Oct

Como anticipo del show de esta noche en Club R, festejando por adelantado Halloween, les dejamos la entrevista que le hicimos hace un par de semanas a Poli Ferrero y Rocky Barbano, integrantes de la banda rockabilly local: The Chicken Faces.

-¿Cómo surge el rockabilly en sus vidas? ¿Qué estilos tocaban antes?

Poli: En mi caso particular me enamoré de la música de Elvis siendo un púber, cuando una vecina me regala un casete de Elvis de los ’70. Nada que ver, ¿no? Y ahí flasheé y empecé a escuchar su música y volver a sus raíces, digamos, y ahí fue cuando encontré el rockabilly y me enamoré. Tuve un par de bandas en mi vida; la última que integré fue la Rocker Division (la primera formación), y después paralelamente a los Chicken estuve un tiempo en los Truckers; punk rock. Pasa que por más que escuches cualquier tipo de música dentro del rock, si empezás a investigar un poquito y volver el tiempo atrás, quieras o no quieras, vas a llegar a las raíces, que es el rockabilly.

Rocky: Siempre cuento la misma historia, pero bueno: los primeros discos que me puso mi papá, teniendo entre seis y siete años, fueron un disco de Elvis Presley, que me encantó; de Los Iracundos y Los Shakers (una banda similiar a los Beatles, pero uruguayos). Elvis Presley me resultó alucinante y el rock and roll clásico, el rockabilly me fascinó siempre.

La primera banda que formé era de hard-rock al estilo de los ’80. Ahí tocaba la guitarra rítmica. Después hicimos un rock and roll bastante parecido a lo que sería el rockabilly, que fueron Los Bastidores. Y después ya me conocí con Poli, que yo lo veía en la banda Rocker Division, porque los iba a ver. Por ahí nada es un absurdo; pero yo viéndolo a él, dije “Cómo me gustaría tocar con un tipo así”, porque a mí me cautivó mucho la imagen de él. Y eso que estaba haciendo punk rock. Pero veía una imagen que es buenísima; y después viéndolo en la calle también era igual el tipo. [Risas] Nos conocimos y tuvimos el gusto en común del rockabilly, que siempre nos gustó a los dos. Uno siempre piensa si existe otra persona que le guste lo mismo que le gusta a uno, y tuve la suerte de conocerlo a él y al Turco [Jurmussi]. Siempre tuvimos dando vuelta eso, que el Poli con el Turco ya lo traían hace rato, y yo me sumé a ese sueño de ellos; nos encontramos por suerte, y formamos The Chicken Faces.

-¿Cuánto tiempo llevan como banda y cómo se fue armando?

Poli: Llevamos algo así como dos años y medio ya. En realidad eran casi los mismos integrantes, salvo que Rocky estaba en el bajo eléctrico y había otro pibe tocando la batería. Turco en guitarra. Este chico que tocaba la batería deja la banda, Rocky pasa a la batería y entra Lucas Velich a tocar el contrabajo. Justamente, sobre todo en Córdoba, es un instrumento muy complicado de tocar y por ende muy complicado encontrar alguien que lo toque. Rocky es un excelente bajista, pero nunca en su vida había tocado el contrabajo. Medio que fue algo forzoso. Por la cuestión de no dejar que la banda se disuelva, él toma la batería como instrumento y aparece Lucas, que tampoco en su vida había tocado el contrabajo. Fue cuestión de meterle el pecho y “a ver qué sale”… y salió.

Rocky: Yo me acuerdo que hablaba con el Turco, que decía “hay que conseguir un contrabajo”, y yo no me animaba. Pero yo estaba seguro que quería hacer rockabilly. Después se dio la oportunidad; a mí me agarró una calentura muy grande por una situación de falta de bateristas en Córdoba. Y dije: “Yo voy a empezar a aprender a tocar la batería”, pero por esa cosa de despecho que tenía. Y bueno, después se armó. Yo lo único que quería era hacer rockabilly. De la forma que fuera, quería integrar algo de rockabilly, y voy aprendiendo día a día gracias a la paciencia que tienen mis compañeros.

-¿Cómo incorporan a Caro Pérez en los coros?

Poli: Esta chica es novia de un gran amigo de mi hermano, que empieza a ir cuando se entera de la formación de la banda. Creo que fue a todos los shows de los Chicken; enamorada de la banda, de verdad. Y resulta que un día tenemos una fecha, justamente la que tuvimos con Flavio Casanova el año pasado. Esta chica tenía sus bandas aparte, sobre todo bandas de covers. Y digo “Tengo una amiga, Caro, que es excelente cantante, si quieren la podemos invitar para que haga un par de coritos para un par de temas”. Y así fue como se integró, vino a un par de ensayos en casa de Rocky y fue totalmente aceptada. Más allá de su voz, que canta muy bien, es como que ella entendió el concepto de la banda y se adaptó perfectamente. Y eso fue lo más importante, creo. No era solamente que ella cantara bien o que fuera una chica atractiva o llamativa en el escenario: tenía que acomodarse a cuatro viejos cabrones como somos; esa es la verdad [risas] y creo que lo aprobó. Está de a poquito ganándose el puesto, con todos sus méritos. También ha participado en el disco excelentemente. Yo creo que le suma mucho a la banda.

-¿Se consideran una banda purista, conservadora, tradicional? ¿Cómo la definen?

Rocky: Hacemos lo que nos sale, y lo que nos sale es todas nuestras influencias, y tratamos de respetar, obvio, de lo que se trata el rockabilly y el country, sobre todo (porque nos gusta mucho el country) y por supuesto el rock and roll. Tenemos muchas influencias. A mí me gusta todo lo del ’80; el hard-rock del ’80 me fascina. Me gusta mucho el glam, también me gusta muchísimo el rock and roll de los Rolling Stones, AC/DC; todo dentro del rock and roll me parece fabuloso.

Poli: En mi caso me gusta mucho también lo que es el country viejo, lo que es el hillbilly, el caso de Hank Williams, que es uno de mis grandes ídolos. Elvis, por supuesto. Pero extra-rockabilly, me gusta mucho también el punk rock, Social Distortion, que es mi banda favorita. Y también rock de los ‘60, ’70: el caso de Creedence, Bruce Springsteen también es una gran influencia para mí.

-Cuéntennos del disco que se viene.

Poli: Hace un par de días que hemos terminado de grabarlo; va a ser un disco compuesto de 12 temas, todos de nuestra autoría. Creo que va a ser un buen disco; va a ser un disco que va a dar que hablar en la ciudad de Córdoba. Más allá de que sea mi banda; no hablo por hablar, pero creo que es un disco muy rico en un montón de matices, y está bien grabado, bien producido, con una buena estética. Así que esperemos que a la gente le guste y lo tenga. Si dios quiere, antes de fin de año calculo que ya está listo en la calle.

-Por ser la primera banda de rockabilly tradicional en Córdoba, ¿cómo notan la recepción del público?

Poli: Creo que cada día estamos sumando un par de personas más y está bueno porque hasta nos podemos jactar de que ya tenemos nuestra gente que nos van a seguir y nos va a ver siempre; están siempre haciéndonos el aguante y eso está buenísimo. A su vez esa gente lleva otra gente. Yo creo que ya está plasmada en Córdoba una pequeña movidita de esta música. Música diferente, saliendo de todo lo que es el común: música reggae, etc.

Rocky: En esto me gusta a mí siempre reconocer y hacer notar que el Turco empezó una movida armando recitales, que ahí es cuando yo lo conozco. Empezó a hacer esta movida de música, y vi que empezó a generar un público distinto. Yo por ahí estoy muy encerrado, pero no sabía que existía ese tipo de público. Y después formando la banda, nos siguió gente que ya seguía ese tipo de recitales que armaba el Turco, con ese estilo, y ya después los amigos hicieron ese ruido, que todos vieron ese interés: “¿Quiénes son los Chicken Faces?” Y nos fueron a ver y toda esa gente (estoy muy agradecido) volvió siempre.

-¿Qué opinan de las otras bandas del estilo, en Argentina?

Poli: Yo creo que hay muy buenas bandas; bandas que han venido acá a tocar con nosotros, que hemos compartido escenario; el caso de los Broken Toys, la Rock and Rule, que en realidad es más swing que rockabilly, pero está dentro de la movida, por llamarle de alguna forma; el mismo estilo de música. Está todo bien; siempre va a estar esa onda de decir: “Vengan ustedes, vamos allá”; el intercambio de escenarios. Pasa que en realidad creo que para llegar a ciertos lugares, saliendo de lo que es la ciudad de Córdoba, tenés que tener un disco en la mano, y me parece bien. Pero si te referís precisamente a lo que es la calidad de música y las bandas, a mí hay un par de bandas argentinas que, la verdad, me encantan: los Broken me gustan mucho; me gustaba mucho Historia del Crimen, que lamentablemente ya no existe. Con Flavio Casanova hemos tocado el año pasado y creo que él es nuestro Elvis. Él con sus Casanovas, en los ’80, que fue la banda que empezó todo acá.

Rocky: Es el que abrió el camino del rockabilly acá en Argentina. Todo el respeto a Flavio Casanova.

-¿Qué creen que falta en Córdoba para que se respete a las bandas como ustedes, que están al nivel de las de Buenos Aires?

Poli: Nosotros vamos bien encaminados; creo que hemos empezado muy bien, con el pie derecho. Espero que este nuevo gobierno de Córdoba no nos cierre las puertas. No a nosotros como banda, sino a todos los colegas. Que haya lugares habilitados, por supuesto, porque nadie va a discutir eso, pero que se le dé también una mano al rock. Más allá que nos dé plata la Municipalidad. Que se le dé justamente una ayuda para que haya un buen lugar y que la gente se pueda divertir, y que no nos cierren tantos lugares.

Rocky: La otra vez hablamos con el Turco y él decía algo muy cierto: guste mucho, guste demasiado, guste poco,  pero nosotros estamos laburando muchísimo. Todo lo que logramos es fruto de mucho laburo nuestro. El Turco particularmente trabaja muchísimo, Lucas trabaja muchísimo en cosas para la banda. Todos aportamos lo que más podemos. Y como grupo estamos laburando un montón y tratamos de abarcar lo más que podemos. Hay mucho trabajo, muchas ganas y mucho entusiasmo.

Poli: Y mucho por hacer.

-¿Qué fechas tienen de acá a fin de año?

Poli: El 21 de octubre tocamos en Club R para la fiesta de Al Abordaje [programa de radio], la fiesta de Halloween. Después se viene Rosario, en diciembre. Y cerraríamos el año en 990 con la Rock and Rule.

Rocky: El rock and roll es federal.

-O Confederado… [risas]. Cuéntenme un poco de la puesta en escena de la banda, y el vestuario.

Poli: Siempre aclaro que el rockabilly, más allá de lo musical, está muy ligado a la parte estética. Los ’50 fue una explosión, un cambio rotundo en todo: en lo estético, la ropa, los autos, la música, el cine. Entonces es algo que está muy ligado a la parte estética. Una de las grandes influencias de la banda son también los Stray Cats. Creo que justamente ellos, en los ’80, con este revival del rockabilly, impusieron una estética que hasta el día de hoy, un montón de bandas, no solamente de acá de Argentina, de todo el mundo, toman mucho, de la imagen de Seltzer o de Lee Rocker o de Phantom. No sé: para mí ver una banda de rockabilly, que el loco suba con una camiseta de Instituto [risas]… por más que sea una superbanda, yo también busco mucho ver una banda que tenga esa impronta y esa imagen fuerte.

También por ahí te limita, sobre todo en Córdoba, el acceso que uno tiene a conseguir ropa de época, ropa que nos apasiona: una buena camisa, un buen par de zapatos. Entra a jugar el ingenio. Y ahí le digo a mi vieja: “¿Che me podés hacer tal camisa?” Y creo que también eso está bueno. Y aunque no quieras, vos ves a cuatro o cinco pibes en este caso, vestidos de una forma tan especial, tan “rara” entre comillas; para la ciudad de Córdoba, está bueno. Pero volvemos a aclarar que no es que nos disfrazamos para subir al escenario.

Rocky: Es como que te transporta directamente a la época, a la situación, a todo. En la batería toco el estilo a la vieja usanza, parado, con el redoblante y el plato. El vestuario es de acuerdo a cómo me agarre el día. Disfruto mucho el vestirme para tocar; es algo que me gusta. A nivel escenario siempre me gusta dar esa ilusión de que la gente está viendo algo más que lo que realmente hay; entonces me gusta crear esa ilusión también. Lo disfruto mucho y veo que la gente también lo disfruta.

Tenemos nuestra personalidad. Eso es lo que más me gusta de la banda: que son cinco personalidades bien marcadas, y mostramos lo que somos. Daría mucha lástima reprimir lo que es cada uno, porque yo particularmente disfruto como es Lucas, disfruto como es el Poli, la Caro y el Turco. Yo no le cambiaría nada a ninguno. Y por supuesto, disfruto mucho como soy yo [risas].

Los Chicken Faces son: Federico “Poli” Ferrero (voz / guitarra acústica), Alexis “Turco” Jurmussi (guitarra), Lucas Velich (contrabajo), Rocky Barbano (batería / coros), Caro Pérez (coros).

@Entrevista: Sil Tuninetti y Lepo. / Fotos: S. Tuninetti / Videos: Lepo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: