Radio Valvular vio a The Strokes

7 Nov

El VIP del Personal Fest tenía unos 50 metros de largo por todo el ancho del predio, y permitió ver de cerca a una de las bandas más importantes de la década. Como este espectador devenido en auto-corresponsal de su propio blog no se pudo colar en ese sector porque se dieron cuenta que no llevaba la pulsera de los elegidos, vamos a decir que escuchamos a los Strokes en vivo y los alcanzamos a ver medio de lejos por entre las espaldas de un grupo de rugbiers de San Isidro que empujaban todos juntos para ganar 50 centímetros de cercanía al escenario; o abrían a piacere el hueco para armar pogo, y ahí uno, que es medio flaco de brazos, aprovechaba para revolear un par de patadas en modo random, tratando de calzársela al grandote más banana. Tomalo o dejalo.

El reportero llega al predio después de pasarse como 20 cuadras culpa del tráfico y confusiones varias, bajarse en zona fulera y comerse la lluvia de las 7 de la tarde, que por suerte duró el tiempo que demoraba hacer la fila para entrar. En ese momento tocaba Broken Social Scene, que a mi gusto y conocimiento sonó mal y pasó desapercibido: viola desafinada, batero que se iba de tiempo y un público más bien disperso. Entonces nos fuimos al escenario más chico a ver un par de temas de Poncho, trío electrónico… nada interesante para estos oídos. Ahí es donde pensé que varias bandas cordobesas de las que tocan normalmente en Belle Epoque (por nombrar algunas, Benigno Lunar, Apolo Beat) tranquilamente se merecerían estar en un Personal Fest y es más: tienen que tratar de lograrlo.

Vuelvo al Escenario 1, donde la gente se empezaba a agolpar, algunos esperando a los Strokes (faltaban tres horas), y algunos para ver la doña Goldfrapp. La rubia se instaló dos turbos apuntando para arriba, para que le hicieran volar la peluca y el vestido, mientras cantaba (cuando tenía ganas) encima de las pistas. Digo esto porque en uno de los temas (100% aptos para video de moda), se bajó el volumen de las bases y misteriosamente también el de la voz, quedando solamente el teclado y un par de golpeteos del batero.

Después volvió el rock humano con Beady Eye, la banda de Liam Gallager, que no se despega para nada del sonido Oasis. Técnicamente el sonido seguía sin ser bueno; esta vez la voz bien al frente y poca batería; nada de platillos. Tal vez todo estaba armado para escucharlo desde el VIP. Al tercer tema yo ya estaba tratando de ganarme un lugar en el otro escenario, donde faltaba media hora para los Strokes, no sin antes cruzarme con un par de caras conocidas de Córdoba y Buenos Aires, incluyendo al violero de los Kahunas y… Lolo de Miranda sin la guitarra (jejé!).  Demasiado chico el mundo. Difícil de explicar.

(Escuchá casi todo el show de Strokes acá: )

Con alto porcentaje de apretujones y griterío femenino, la banda empezó con “New York City Cops” y no dejaron de lado ningún temazo en su show de una hora: “Heart in a cage”, “You only live once”, “Under cover of darkness” -hit inmediato de Angles, el disco de este año-, “Someday”, “12:51”, “Reptilia”. Si hay que nombrar una canción que no gusta tanto entre el público es “You’re so right”, también de Angles.

Es sabido que The Strokes es una máquina aceitadísima. El único que se mueve de su lugar, habla entre los temas y se permite nadar libre es el cantante Julian Casablancas, por ahí olvidándose alguna letra o cantando bajo, pero qué importa; las violas de Albert Hammond Jr. y Nick Valensi merecen ser escuchadas por sí solas; están entre los mejores guitarristas de esta época. La batería de Fab Moretti y el bajo de Nikolai Fraiture parecen simples pero arman un reloj al límite de lo humanamente posible. Un CD en vida que te obliga a moverte. Julian hizo un párrafo aparte para el tema que se nos pegó allá por 2001 y no se fue más de nuestras mentes: “Son increíbles; no puedo creer que hayan coreado todo el solo de Albert en ‘Last nite'”.

Después de amagar irse (algunos se lo creyeron) tocaron “Hard to explain” y “Take it or leave it”. Si queda algo por pedir es que vuelvan, que toquen más tiempo y (si me pongo utópico), que toquen en un show propio, sin VIP y que no sea en el exclusivamente caretoide Personal Fest.

Texto: Lepo

exclusivo Radio Valvular

Strokes en vivo en Personal Fest 2011.

fotos: encontradas en Internet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: