Encuesta: Las mejores canciones de los Clash

19 Ago

de Rolling Stone.com

(edición online de la revista estadounidense – agosto 2013)

traducción: Lepo para RadioValvular.

Han pasado 30 años desde que la formación clásica de The Clash tocó en público por última vez, pero su música sigue estando por todas partes, desde comerciales hasta estadios de fútbol, hasta playlists de iPod de jóvenes nacidos mucho después de que “Rock the Casbah” salió de los rankings. Sound System, el box set de 13 discos de los Clash llega a las bateas el 10 de septiembre [en Estados Unidos]. La semana pasada le pedimos a nuestros lectores que votaran su canción favorita de la banda. Acá están los resultados.

12. ‘Stay Free’

(Sigan libres)

Disco: Give’em Enough Rope (1978)

El LP de los Clash Give’em Enough Rope le causó un leve rechazo a algunos fans. El sello discográfico juntó a la banda con el productor Sandy Pearlman, más conocido por su trabajo con Blue Oyster Cult. Las canciones son absolutamente sorprendentes, pero a algunos les pareció que la producción de Pearlman hizo que la música sonara demasiada brillante y limpia. “Stay free” es uno de los temas que se destacan del LP. Mick Jones escribió sobre su pandilla de amigos de la infancia en el sur de Londres, específicamente Robin Banks. “Él fue el chabón que noqueó a Sandy Pearlman, que era el que producía el álbum, por supuesto -dijo Jones-. Eso fue un poco irónico”.

11. ‘The Magnificent Seven’

(Los siete magníficos)

Disco: Sandinista! (1980)

Cuando los Clash mudaron las sesiones de Sandinista! a los estudios Electric Lady de New York en abril de 1980, la ciudad estaba en medio de un renacimiento musical increíble. El hip-hop estaba emergiendo desde los salones de juegos y parques del Bronx, a pubs por todo el país, y Mick Jones quedó enamorado de lo que escuchó. “The magnificent seven” fue el intento de los Clash de atrapar la energía del hip-hop dentro de su propia música. Fue lanzado como el tercer corte del álbum, y el lado B era un remix bailable llamado “The magnificent dance” (El baile magnífico). Ese también consiguió mucha difusión en los boliches de toda la ciudad. Cuando los Clash hicieron su legendaria seguidilla de fechas en el Bonds de Times Square el verano de 1981, atrajeron toneladas de fans de la música disco y el hip-hop, además de los seguidores punks de la vieja escuela. Todos gritaban “¡New york, no pares, dale con todo!” al unísono, cuando la banda tocaba “The magnificent seven” cada noche.

10. ‘Death or Glory’

 (Muerte o gloria)

Disco: London Calling (1979)

Según el bajista de los Clash, Paul Simonon, el secreto detrás de London Calling fue su productor Guy Stevens. “Él sacaba lo mejor de todos”, dice Simonon. “Y era el loco que nos permitía no ser locos y ponernos a trabajar. Creo que si nos ponías a todos juntos en una habitación, hubieras visto a Guy y hubieras dicho ‘sí, él es el loco. Esos otros chabones son los normales'”.

Esto quedó bastante claro cuando grabaron “Death or glory”. “Guy se sacó cuando estábamos grabando esa”, dijo Simonon. “Entró corriendo a la sala, levantando sillas y golpeándolas contra la pared, y nosotros pensábamos ‘se volvió loco’, mientras seguíamos tocando la canción”.

9. ‘Should I Stay or Should I Go’

(¿Me tengo que quedar o me tengo que ir?)

Disco: Combat Rock (1982)

Hay muchos malentendidos sobre el hit de 1982 “Should I stay or should I go”. Muchos especulan con que Mick Jones la escribió en referencia a su decisión de irse de la banda, mientras que otros están seguros de que hablaba sobre su novia Ellen Foley, más conocida por hacer un dueto con Meat Loaf en “Paradise by the Dashboard Light” (y por ser la fiscal de la segunda temporada de [la sit-com yanqui de los ’80] Night Court). Jones dice que todo eso es un montón de boludeces. “Nada más era una buena canción rockera”, dijo. “Nuestro intento de componer un clásico. Cuando tocábamos por tocar, ese es el tipo de cosas que hacíamos”.

 

8. ‘Complete Control’

(Control total)

Disco: The Clash (versión estadounidense, 1979)

La discográfica CBS hizo encabronar muchísimo a los Clash cuando publicó su single debut “Remote control” sin siquiera pedirles permiso. En vez de mandarse algún escrache público tipo Sex Pistols, canalizaron su furia en una canción nueva, que empezaba diciendo “Nos dijeron que publiquemos ‘Remote control’, pero no queríamos hacerlo por medio del sello”. De ahí en adelante la banda se enfrenta a todas las fuerzas que los trataban de controlar. Esta canción es una obra maestra absoluta de rabia, que además se vuelve más copada por el hecho de que está producida por Lee “Scratch” Perry. “Parecía que estaba tan loco como Guy Stevens”, contó Simonon. “Se la pasaba haciendo cosas de kung fu por todos lados y tenía los brazos escritos con birome, pero era un gran personaje”.

7. ‘Guns of Brixton’

(Las armas de Brixton)

Disco: London Calling (1979)

El bajista Paul Simonon compuso “Guns of Brixton” cuando llegó a una conclusión muy simple: los compositores ganan más plata que cualquier otro de la banda. El tema tiene una fuerte vibra reggae, e incluso hace referencia a la película The harder they come. (El año pasado Jimmy Cliff [protagonista del film] hizo un cover de la canción). “En realidad yo quería que fuera un poco más rockera”, dijo Simonon. “Pero mi incapacidad musical hizo que fuera una tarea ardua comunicarle eso a los demás”.

6. ‘(White Man) In Hammersmith Palais’

(Hombre blanco en Hammersmith Palais)

Disco: The Clash (versión estadounidense, 1979)

Joe Strummer compuso “(White Man) In Hammersmith Palais” luego de ir a un concierto de reggae que duraba toda la noche, y sentirse descolocado. “El público era muy incondicional”, contó. “Sentí que ellos buscaban algo distinto del mundo del espectáculo. Era muy Las Vegas. Yo disfrutaba del show, pero sentí como que veía a través de sus ojos durante un par de minutos”. Más adelante en la canción, Strummer dirige su atención a una escena punk británica que estaba “convirtiendo la rebelión en dinero”.

5. ‘Rock the Casbah’

(Agiten la alcazaba)

Disco: Combat Rock (1982)

El baterista de los Clash, Topper Headon, casi no compuso canciones para la banda. Pero un día se dio con que estaba solo en el estudio y dejó plasmado un temita con el que venía paveando, tocando el bajo, el piano y la batería. No se acuerda de la letra original, aunque el ex-comanager de los Clash, Kosmo Vinyl, recuerda que era una oda sucia a su novia. Al grupo le encantó la canción, pero descartaron la letra, y Mick Jones le puso encima unas partes de guitarra. Strummer se inspiró en escribir la letra cuando el manager Bernie Rhodes se quejó de las largas zapadas del grupo durante la grabación de “Sean Flynn”. Les dijo: “¿Todo tiene que ser largo como un raga?”.

“Volví al hotel esa noche y escribí a máquina: ‘El rey le dijo a los secuaces: tienen que terminarla con el raga'”, contó Strummer poco antes de morir en 2002. “Miré eso y por alguna razón empecé a pensar en lo que alguien me contó antes: en Irán te dan latigazos por tener un álbum de música disco”. La canción se volvió un hit enorme en 1982, pero para ese entonces Topper había sido echado de la banda por su creciente adicción a las drogas. Ni siquiera apareció en el video.

4. ‘Clampdown’

(Opresión)

Disco: London Calling (1979)

El accidente nuclear de Three Mile Island en 1979 fue una crisis horrible para los Estados Unidos, pero con certeza fue algo bárbaro para el rock & roll. Inspiró a Bruce Spingsteen a escribir “Roulette”, e hizo que Joe Strummer empezara con “Clampdown”. El incidente cristalizó su visión de que el capitalismo terminará por destruir a la especie humana, y mientras fue escribiendo, la canción se amplió a una acusación general al sistema que hace que la gente “trabaje para la opresión”. Claramente es uno de los puntos altos de London Calling, y una de sus mejores canciones en vivo.

3. ‘Straight to Hell’

(Directo al infierno)

Disco: Combat Rock (1982)

The Clash empezó a implosionar en las grabaciones de Combat Rock a fines de 1981. Dejando los problemas personales de lado, Mick estaba metido en el hip-hop, Paul en el reggae y Joe en todo, aunque todavía le encantaba el punk tradicional. Les costó mucho fusionar esos elementos, especialmente desde que se comprometieron a confinar el disco a un solo LP. De una forma u otra, todo se unió perfectamente en “Straight to hell”, un ataque gruñido a los soldados estadounidenses en Vietnam, que dejaron embarazadas a mujeres locales. Terminaron la canción en la víspera de Año Nuevo, en el estudio Electric Lady. “Yo sabía que habíamos hecho algo bárbaro”, dijo Strummer. “Fue una de nuestras obras maestras absolutas. Pero la banda se tuvo que hacer añicos después de ese disco”.

2. ‘Train in Vain’

(Tren en vano)

Disco: London Calling (1979)

La última canción de London Calling es, por muy lejos, el tema más pop y comercial del álbum. Originalmente no figuraba en la cubierta del disco, causando que muchos supusieran que estaban avergonzados de grabar una canción tan radial. La verdad simple es que agregaron la canción tan al final del proceso, que las fundas del disco ya estaban impresas. Fue el tercer corte de difusión del álbum, y fue su primera canción en llegar al top 30 en Estados Unidos. La frase “Train in vain” no aparece en ninguna parte de la canción. Mick dice que le puso ese título porque el ritmo le hacía acordar a un tren.

1. ‘London Calling’

(Londres llama)

Disco: London Calling (1979)

Joe Strummer pasó mucho tiempo trabajando en la letra de “London calling”. Sus libros de anotaciones muestran página tras página de trabajo, y el demo tiene estrofas totalmente distintas: “Londres llama, somos los reyes del sur”, cantaba originalmente. “Odiados por todas partes, reyes de las palabras”. Con el estímulo de Mick, Strummer volvió una vez más a la letra y escribió una historia apocalíptica en la que el Támesis inunda y deja la ciudad en ruinas. Era una reflexión de la banda en ese momento. Habían echado recientemente al manager Bernie Rhodes y estaban luchando por encontrar el rumbo. Sin darse cuenta, la canción abrió el camino al período más brillante de sus carreras. Tristemente, iba a ser breve.

(Si te interesa escuchar los temas de los Clash en vivo, estate atento a las presentaciones de la banda tributo cordobesa Clashland.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: