Mick Jones habla de la nueva (¿y última?) reedición de material de The Clash

3 Sep

Mick Jones de The Clash espera que el enorme box set nuevo de la banda sea el último proyecto de relanzamiento.

Por Andy Greene –  Rolling Stone.com (edición online de la revista estadounidense)
30 de agosto 2013
traducción: Lepo para RadioValvular.
Para Mick Jones, el nuevo box set de The Clash, Sound System, representa el lanzamiento final de la banda. La colección de 13 discos incluye versiones remasterizadas de sus cinco álbumes de estudio, videos de todo desde su primera sesión de grabación en 1976, hasta actuaciones increíbles en New York y en la Universidad de Sussex, y tres discos de remixes, versiones alternativas y lados b. Le preguntamos a Jones cómo fue recopilar la colección, sobre la separación de la banda y por qué nunca se reunieron.

Hubo un box set de los Clash hace unos 20 años. ¿Por qué quisieron hacer otro?
Para mí, fue una oportunidad de hacer que remasterizaran la música. Yo sabía que algunas de las cintas se estaban pudriendo. Ha habido otras remasterizaciones últimamente, pero en los últimos años la tecnología ha mejorado mucho. O sea, yo compro discos de otra gente -mayormente sonidistas viejos- y siempre pregunto si han sido remasterizados. Creo que vamos a escuchar más que lo que escuchábamos antes. Eso espero. Eso es prácticamente lo que pudimos hacer con los discos. Así que el box set viene con cerca de un 99% del material grabado por The Clash.

¿Cuánto participaste vos del proceso?

Escuché todo. Llevó unos tres años, aunque yo obviamente no estuve trabajando en eso todo el tiempo. Pero llevó tres años desde que comenzó hasta que se completó. Al principio, la compañía discográfica nada más quería algunas reediciones. Pero yo lo vi como una chance de sacar todo el material. Entonces sugerí una caja.

sound-system-the-clash

¿Encontraste material en el baúl que ni siquiera sabías que existía?
Sí. Pero en realidad no surgió de un solo grupo de archivos. Ahora tienen muchos lugares de archivo en las afueras de Londres. Te dan una lista de cosas y decís: “Oh, ¿me pueden dar un CD de esto y esto?” Entonces podés escuchar todo. Pero lo hicimos todo a partir de las cintas originales. Es muy cercano a cuando salió por primera vez del estudio de grabación. Es lo más cerca a eso que pudimos llegar.

Pero hay que hornear las cintas antes de reproducirlas. Solamente las podés reproducir una vez, porque el óxido de las cintas se despega si no hacés eso. Hay artículos sobre “terapia de horneado”, donde horneás una cinta y eso te ayuda con tus problemas. Hice que se pareciera a eso [risas]. Obviamente hubo elementos de nostalgia al escuchar las grabaciones, pero tratamos de encararlo de la forma más moderna. Todo está muy actualizado.

¿O sea que en verdad agarraste los masters de London Calling y los horneaste, físicamente?

Si. Pero yo no hice en persona el horneado propiamente dicho. [Risas] Si no hacés eso, el óxido donde está la música, se despega. Además, descubrieron que desde la última vez que fueron remasterizadas, ahora en realidad hay un cabezal de reproducción más grande. O sea que podemos haber perdido música de los bordes de la cinta. Ahora la estamos abarcando toda. Si estas familiarizado con la música, vas a obtener material que antes no obtenías. Para mí, eso es más disfrutable que escuchar un montón de rarezas y huevadas.

¿Escuchás partes de guitarra que nunca escuchaste antes?

Sí, aunque a veces no sé decir si las escucho o están en mi mente.

¿En el baúl hay muchas tomas eliminadas que nadie haya escuchado?
La verdad que no. En general, publicábamos mucho material. Hay pedacitos y partes, pero no sé que íbamos a hacer con eso.

Así es. Ustedes no eran el tipo de banda que componía y grababa 30 canciones y después lanzaba 10 en un disco.
La verdad que no. Componíamos 30 canciones y después publicábamos 31. [Risas] Eso es porque ensayábamos mucho. Pasábamos todo el tiempo juntos. Éramos un regimiento, la verdad. Y cuando sos así no podés evitar producir. Pasamos demasiado tiempo juntos por años. Nunca teníamos vacaciones, y si las teníamos, habríamos estado trabajando de alguna forma. Era trabajar todo el tiempo, aunque también jugábamos al fútbol.

Hay unas filmaciones bárbaras en este box set. Las vi y pensé “Carajo, qué nivel de energía…” Tuvimos un verdadero momento de gloria. Dicen que la mejor época para hacer un álbum es cuando terminás una gira, porque tenés ese impulso. Y cuando los cuatro nos juntábamos, éramos más que las partes. Lo mismo pasaba con el público. Nosotros fuimos una de las bandas que ayudó a romper esa barrera entre el público y la banda. Cruzamos esa barrera.

La filmación de cuando ustedes graban “I’m so bored with the USA” en su primer ensayo es bastante impactante. Pocas bandas están tan desarrolladas desde el primer día.
Así es. Esa fue en realidad nuestra primera sesión de grabación. Tuvimos la suerte de que Julien Temple la filmó. Él estaba en la escuela de cine. Teníamos la sensación de que algo pasaba, pero no sabíamos qué era. Tenés razón en que teníamos nuestro sonido. No fue forzado de ninguna manera. Era natural e instintivo. Hubo ciertos elementos que se juntaron bastante bien. Era una combinación de nosotros cuatro. Por ejemplo, Joe era un zurdo que tocaba la guitarra para derechos. Sus manos eran distintas, y es por eso que era un gran intérprete.

Creo que la razón por la que esto duró tanto y la gente sigue interesada hoy, es por el poder de las palabras y la verdad. Eso es lo que lo sigue llevando hacia adelante. Es lo mismo que hoy. Teníamos una honestidad que la gente todavía reconoce.

Me encantó ver imágenes de su seguidilla de fechas en el Bonds de New York, el verano de 1981. Hay una escena bárbara en donde ustedes ven a unos raperos jóvenes en la calle. Me imagino que para ustedes esa fue una de sus primeras exposiciones al hip-hop.

No exactamente. Yo había escuchado algo incluso antes. Pero fue una especie de quiebre afortunado. Andábamos por la ciudad con varios artistas de graffiti, y nos ayudaron a conectar un par de escenas culturales. Tuvimos la suerte de estar en el lugar justo en el momento justo. Las radios de todo New York pasaban una versión de “Magnificent seven” llamada “The magnificent dance”. Cuando llegamos estaba por toda la ciudad. Nuestro manager puso posters por todas las afueras de la ciudad. Eso atrajo un público distinto a los shows. Un público muy variado. Cuando se dieron cuenta de que éramos un grupo de punks, era demasiado tarde. [Risas]

No hay toneladas de música en vivo en este box set. ¿Piensan lanzar más recitales de los Clash a futuro?
La verdad que no. Hace años, incluso antes de internet, había lugares donde podías mandar casettes vírgenes y conseguir casi cualquier recital. Había un intercambio fantástico. Ni siquiera te cobraban. Yo sé que los fans quieren conseguir todo, pero ya está disponible. Así que ahora no hay planes de lanzar ningún recital. Ni siquiera estoy pensando en ningún lanzamiento más de los Clash. Para mí hasta acá llegué, y lo digo con un signo de exclamación.

En retrospectiva, ¿creés que los Clash simplemente se deberían haber tomado un descanso de un par de años en vez de separarse?
Creo que cualquier forma de descanso reconocible hubiera sido buena, estimo. Pero eso es todo en retrospectiva. Hubiera ayudado. Nada más estábamos todos hartos los unos de los otros. Mientras más crecía, se volvía más difícil. Batallamos con problemas constantes. Cuando la gente está junta todo el tiempo, se harta, especialmente si no hay descanso. Y después nos empezamos a meter en lo que fuera que estábamos metidos individualmente, y eso se volvió un problema. Creo que la música nunca se vio afectada, ni el show en vivo. Pasaba todo detrás de escena. Podríamos haberlo manejado mejor, en retrospectiva.

Tocaste con Joe un par de meses antes de que falleciera. ¿Creés que estaban proyectando una reunión en esa época?

No, yo no diría eso. Hubo un par de momentos en esa época, pero no tenían nada que ver con una reunión. Era nada más algo de pura suerte. Fui a ver a Joe cuando tocó en una fecha a beneficio de los bomberos de Londres. Fui nada más a ver el show. No tenía intención alguna de subir al escenario. Pero terminé haciendo justo eso.

Otra cosa que estaba en los papeles en esa época era lo del Salón de la Fama del Rock and Roll. Yo estaba dispuesto a participar. Joe estaba dispuesto. Paul no. Y probablemente tampoco Topper, que al final ni siquiera vino. Pero Terry Chimes sí. No parecía que fuera a haber una actuación en vivo de ninguna forma. O sea, normalmente tocás en esa ceremonia cuando entrás. Joe había fallecido para esa época, entonces no tocamos.

Nunca estuvimos de acuerdo. Principalmente por eso nunca nos volvimos a juntar. Nunca hubo un momento en que todos lo quisiéramos hacer al mismo tiempo. Fue más importante para nosotros volver a ser amigos después de que la banda se disolvió, y siguió siendo así el resto del tiempo. Eso fue más importante para nosotros que la banda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: