Entrevista con Richard Dudanski (101ers, PiL)

29 Jun

TEXTO: Lepo para Radiovalvular y Clashland.

Richard Nother nació en 1952 en la Isla de Sheppey, en el estuario del río Támesis, al sudeste de Inglaterra. Vivió ahí hasta los 17, cuando su familia se mudó a Leek, en la zona campestre del centro del país, y en 1973 llegó a instalarse a Maida Hill, un barrio de casas abandonadas en Londres Oeste, donde ya estaba viviendo su hermano. La dirección era “Walterton 101”.

“Al visitar a mi hermano Pat, me di cuenta rápidamente de que ese era el lugar donde yo quería vivir. Me ofrecieron una pieza del segundo piso, avisé en mi hospedaje, y me mudé en septiembre del ’73, aproximadamente” -cuenta Richard en su libro publicado a fines de 2014, Squat City Rocks: Proto-punk and beyond, a musical memoir from the margins (una interpretación puede ser “Piedras de la ciudad okupa: Del proto-punk al más allá. Una autobiografía musical desde los márgenes”).

“Hacíamos lo mínimo indispensable, y creo que estábamos muy satisfechos con nuestra suerte. A veces andábamos por el mercado de calle Portobello al final del día, y entre las sobras conseguíamos frutas y verduras casi gratis para la semana. ¡De hecho las calles Portobello y Golborne eran bastante esenciales para nuestra existencia! Ropa, zapatos, muebles, libros, discos. Todo usado. Lo que quisieras, lo podías conseguir en el mercado, por casi nada” -continúa el relato.

A mediados de 1974 llegó a esa casa de bohemios John Mellor, que en ese momento se hacía llamar “Woody”: un rockero pelilargo que había dejado sus estudios de arte en Gales. No era otro que la futura leyenda del punk, Joe Strummer. Joe tenía un solo objetivo: armar una banda con todos los habitantes de la casa que se quisieran sumar. Dudanski terminó tocando la batería, con un par de enseñanzas rústicas del mismo Joe, que por su parte todavía estaba aprendiendo guitarra.

Dudanski - Strummer. 1975.

Dudanski – Strummer. 1975.

“Yo nunca había aprendido a tocar un instrumento musical, pero mi papá siempre había sido un gran amante de la música -cuenta Richard en el libro-. A medida que crecimos, nos motivaron a comprar nuestros propios discos cuando nos sobraba plata. Tuve una locura apasionada por los Shadows, antes de pasar rápidamente a la primera etapa de los Who, los Small Faces, Spencer Davis, los Animals, etc, a mediados de los ’60. Con 15 años, en 1967, el soul negro estadounidense se volvió mi favorito, conectado indudablemente a la convergencia de la música bailable y las chicas del “asalto” local. Los Temptations, Isley Brothers, Otis, Wilson Picket, los Barkays, Arethra, Sam and Dave, acompañaban a Prince Buster, Max Romeo y compañía, del ska rude boy de mediados de los ’60” .

Así se terminaron formando los 101’ers, los del 101. La dirección de la casa le dio el nombre a esta banda, en principio dedicada a tocar en pubs covers de rock de los ’50. La banda terminó dando unos 100 recitales en barsuchos, hasta que aparecieron los Sex Pistols revolucionando la música inglesa, cambiándole el rumbo a Joe y a miles de jóvenes por todo el mundo. El resto es historia: los Clash buscaron a Joe hasta convencerlo de que cantara para ellos. ¿Y qué pasó con el resto de los 101’ers?

The 101ers - Joe Strummer a la derecha de todo.

The 101ers – Cilve a la izquierda de todo, Dudanski en batería y Joe Strummer a la derecha de todo.

Tras enterarme de la salida del libro Squat City Rocks me agregué a Richard a Facebook. A principios de 2015 anunció en su muro un regreso por un día de los 101’ers. Finalmente la fecha se concretó el 18 de abril de 2015, en el marco del Día mundial de las Disquerías independientes. La banda incluyó a dos de los integrantes originales: Richard en batería y Clive Timperley en guitarra. El bajista fue Giggs, el hijo de Richard, y el cantante fue Todd Sharpville, un solista dedicado al blues. Ese día, además, Richard presentó y autografió su libro, y como si fuera poco se relanzó una edición limitada de Elgin Avenue Breakdown, un compilado de grabaciones de los 101’ers que se armó originalmente en 1980, varios años después de la separación de la banda.

1429388025-record-store-day-2015-in-london_7381800

101ers, abril 2015: Dudanski en batería, Clive a la derecha en guitarra.


Con la vuelta de los 101’ers todavía fresca, decidí pedirle una entrevista a Richard. La respuesta tardó en llegar debido a que se quedó grabando en Londres, y luego se fue de viaje. Richard vive desde los ’90 en Granada con su esposa española, la dibujante Esperanza Romero. Paloma, la hermana de Esperanza, fue novia de Joe en la época del 101. Luego Paloma sería “Palmolive” de la banda femenina de punk The Slits.

Esperanza Romero y Richard Dudanski.

Esperanza Romero y Richard Dudanski.

-Primero que nada, me confunde un poco tu nombre “Dudanski”. Pensé que era un apellido, pero después leí que es un apodo que te puso Joe, además de “Snake hips” (Caderas de serpiente). ¿Es así?
-Correcto, mi apellido verdadero es Nother. Joe me puso un apodo, ¡y no sé por qué ni de dónde sacó Richard “Snake Hips Dudanski”!

-En todos los documentales que vi sobre Joe y The Clash, me pareció que la etapa de los 101ers quedó un poco pasada por alto. ¿Sentiste necesidad de escribir el libro para contar la historia detalladamente?
-Sí, esa fue una de las motivaciones, en parte.

-¿Creés que hay posibilidades de hacer un documental basado en Squat City Rocks?
-¡Me encantaría!

-Los punks solían decir que no eran muy adeptos a la música de los 101ers, pero parece que todos iban a sus recitales. ¿Cómo te sentiste durante los años punk? ¿Te gustaba esa música y esa actitud?
-Depende de tu definición de “punk”. Si te referís a usar un determinado tipo de ropa y tocar cierto tipo de música, ¡no me lo banco ni me lo banqué! Si con “punk” te referís a una actitud hacia la vida, donde básicamente llegás a tus propias ideas y las tratás de poner en práctica; en otras palabras, una actitud de autogestión, ¡bárbaro!

Joe Strummer – Richard Dudanski, 1976.

Tras la disolución de los 101ers, Richard fue invitado inmediatamente a ser el primer baterista de los Clash, pero no aceptó el estilo controlador del manager Bernie Rhodes.

-Se dice que Joe tuvo que adoptar una personalidad nueva y olvidarse de sus amigos anteriores a The Clash.
-Durante dos años, después de que se terminaron los 101ers, estuve bastante enojado con Joe y su nueva forma de ser. Pero después hicimos las paces y nos volvimos muy amigos de nuevo.

Luego Richard siguió su camino por varias bandas del under: los Raincoats, The Bank of Dresden y The Fools, junto a otro viejo amigo de Joe, Tymon Dogg. “Nos llamábamos los Tontos (Fools) porque sabíamos que no hacíamos el estilo comercial que estaba a la orden del día: el punk”-contó Richard hace unos años-. Hasta que en 1979 el exguitarrista de los Clash, Keith Levene, lo invitó “de la nada” a formar parte de PiL, la banda experimental que armó con el ex-Sex Pistols John Lydon (alias “Johnny Rotten”). 12 horas después, ya estaba grabando el tema “No birds do sing” para el disco Metal Box.

-Terminaste tocando en Public Image Ltd. Contanos esa experiencia.
-Bueno, al comienzo estaba muy contento, por su independencia y su actitud. No había managers. Pero eso se estropeó rápidamente, y en ese momento aparecieron problemas con cierto integrante de la banda [NdR: Keith andaba con muchos problemas por drogas], y la falta de interés en tocar. Me fui / me echaron a los ocho meses, más o menos.

En 1981 Joe Strummer estaba totalmente desilusionado por los excesos de producción de Mick Jones para el disco triple de los Clash, Sandinista! Buscaba escaparse de las críticas feroces de la prensa británica y volver a las bases. Para eso armó una banda paralela: los Soul Vendors (Vendedores de Almas), junto a Richard y otro ex-101ers, Marwood “Mole” Chesterton, para tocar ska vintage, soul, y temas viejos de los 101ers, solamente en Año Nuevo, durante tres años.

-¿Cómo fue esa reunión?
Los Soul Vendors eran una banda de viejos amigos divirtiéndose, tocando en centros vecinales. En 1980, al armar con Joe el disco póstumo de los 101ers en vinilo, nos volvimos amigos íntimos de nuevo.

Soul Vendors

Aprovecharon el envión para lanzar por primera vez el ya mencionado compilado Elgin Avenue Breakdown, por medio de “Andalucía” Records.

“Creamos un sello discográfico para sacarlo. El nombre fue una especie de homenaje a las dos chicas que fueron nuestros compañeras durante el periodo del grupo – las dos malagueñas, Esperanza y Paloma. Un toque de romanticismo no sobra” -contó Richard en una entrevista de su banda actual, El Doghouse, formada en 2004 junto a un neoyorkino residente en Granada, Tom Lardner. Tom y Richard estrecharon su relación musical después de compartir dos irrepetibles conciertos en el año 2003, organizados por Richard en homenaje al recién fallecido Joe, uno en Londres y otro en Granada. Tom se ocupó de la voz y la guitarra rítmica, en compañía de Mick Jones, Tymon Dogg, Richard y Julián de Siniestro Total.
El Doghouse sacó su primer CD In Heat en el otoño del 2005, también a través de Andalucía Records.

-Contanos sobre tu recital reciente con los 101ers. ¿A quién se le ocurrió la idea?

-Yo había organizado una presentación de mi libro reciente, con firma de autógrafos, en la disquería Rough Trade, cerca de la calle Portobello, en Londres. Después me enteré de que Warner iba a publicar una versión doble en vinilo de Elgin Avenue Breakdown, el Día de las Disquerías (Record Store Day); el día de la presentación del libro. El encargado de la disquería me sugirió que hiciéramos una reunión de los 101ers para acompañar el evento, así que la hicimos.

-En febrero leí que buscaban cantante para tocar en abril. Esa búsqueda terminó cuando se incorporó Todd Sharpville. Contanos de ese proceso. Supongo que tenían muchos candidatos.
-Todd es un viejo amigo de Clive. Cuando se ofreció directamente, decidimos que estaba bárbaro, y dejamos de buscar.

1429388031-record-store-day-2015-in-london_7381785

101ers 2015: Dudanski – Todd Sharpville – Giggs.

-¿Estás siempre en contacto con Clive Timperley? ¿Sigue en la música?
-Sí, por Facebook y esas cosas, pero desafortunadamente tocamos juntos muy rara vez.

-¿Y tu hijo Giggs? Tiene su banda propia, como baterista, pero en los 101ers tocó el bajo.
-Sí. Nos faltaba bajista para la fecha, y aunque Giggs es principalmente baterista, fue el bajista de mi banda El Doghouse, acá en Granada, desde los 13 a los 18 años. “¡¡¡Perfecto!!!

-Me contaste que estuviste grabando en Londres. ¿Era para El Doghouse?
-No, era un proyecto con un viejo compañero musical de Londres: Jim the Bass. Este es un link a una canción y a un videoclip de esas grabaciones terminadas parcialmente:

Scurry Back in Time from tenpianos on Vimeo.

-¿Todavía hacés música para vivir o ya es más un hobby?
-Ahora es solamente una diversión.

-¿Hay posibilidades de que tu libro se publique en Argentina o Sudamérica?
-¡Ni idea! Pero está en Amazon: http://amzn.com/1494434970

//////////////////////////////////

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: