Protomartyr: una de las bandas independientes más importantes de Detroit en años

14 Sep

Por Adam Woodhead – metrotimes.com – Traducción: Lepo para RadioValvular.

13 de septiembre de 2017.

Alex Leonard dice que en realidad detesta los barcos.

-Me descompuse en un transbordador cuando estábamos de gira -dice-. Fue una de las peores experiencias de mi vida.

Leonard toca la batería en Protomartyr, una de las agrupaciones guitarreras más notorias surgidas de Detroit en la última década. Su postura antibarcos es sorpresiva, considerando el recital planeado por su banda como lanzamiento de sú último disco, Relatives in Descent, en su ciudad de origen: el 22 de septiembre, la banda va a tocar en la barcaza Detroit Princess.

Las aventuras acuáticas de la banda no siempre fueron exitosas.

-Estuve en un transbordador antes -dice el frontman Joe Casey-. Dije “Ah, esto va a estar bárbaro. Muchachos, les va a encantar. Va a ser rápido y se puede tomar alcohol”.

Pero hubo una tormenta. El estabilizador del barco se quebró y falló el motor. Lo que se suponía que iba a ser un paseo de dos horas, pasó a ser de casi cinco horas.

-Terminó siendo igual a una película. Se sacudía tanto, que se caían las botellas de la barra, y se escuchó un anuncio onda “¿Hay algún doctor?”

-Los nenes lloraban -dice el guitarrista Greg Ahee-. Se acabaron las bolsas para vomitar.

Pero cuando la banda tuvo la oportunidad de celebrar su disco nuevo (el primero con el sello independiente británico Domino Records), con un reci en el Detroit Princess, no la pudieron dejar pasar.

-Enfrentá tus miedos -dice inexpresivamente Casey.

***
De todas las bandas independientes de Detroit que ascendieron al protagonismo internacional, Protomartyr debe estar entre las más improbables. La banda rehuye al estilismo teatral de las bandas del boom garage rock de los 2000 y se viste con ropa de diario. La música es fría y negativa, y Casey es un frontman modesto, conocido por su interpretación estoica.
 
En un día lluvioso, durante el festival SXSW de Austin, Texas, en 2014, la banda tocó para unas 20 personas, en una sala casi vacía. Afortunadamanete, una de esas personas era el célebre crítico musical Greg Kot, conductor del programa de alcance nacional Sound Opinions, de la Radio Pública de Chicago, junto al biógrafo de Lester Bangs, Jim DeRogatis.
 
-Es casi como un chabón que está al fondo del bar, hablando y cantando -dijo Kot de Casey.
 
Más adelante, Sound Opinions pasaría música de Protomartyr regularmente, en los separadores.
 
Tras aparecer en vivo en la KEXP de Portland y en Sound Opinions en 2014, la banda continuó juntando envión, ganándose reseñas brillantes de su tercer disco (The Agent Intellect), un lugar en el ciclo de NPR Tiny Desk Concert, y luego una actuación en el Festival de Música Pitchfork de 2015.
 

 
El sonido de la banda fue comparado a agrupaciones post-punk como The Fall, Joy Division y a la favorita unánime de la banda: Wire. De hecho, hay algo en el maridaje de la guitarra de Ahee (que alterna reverb y fuzz) con la sección rítmica agresiva e inconfundiblemente punk de Leonard y el bajista Scott Davidson, que trae a la mente el sonido y la producción de muchos grandes discos de esa época. La interpretación del cantante Casey, recuerda a Ian Curtis de Joy Division.
 
Pero es una comparación que de alguna manera ha cansado a la banda, y el guitarrista Ahee insiste en que es sin intención.
 
-Siempre me resultó raro que la gente se refiera a nosotros como “revival” -dice-. Nunca lo vi de esa manera. Nunca hubiera dicho que éramos “post-punk” si la gente no nos hubiera etiquetado así en algún momento. Y eso, indudablemente, nunca fue una decisión consciente.
 
¿Periodismo holgazán? Quizás. Pero Casey piensa que podría tratarse más de una falta de modos de describir el tipo de música que hacen.
 
-The Fall tuvo más de 70 integrantes y muchos discos -dice-. Suenan totalmente distintos a su primer disco. Creo que uno termina sonando “post-punk” cuando quiere hacer música fuerte y agresiva, pero no quiere caer en las trampas de un género: “Bueno, tenemos que hacer que suene como una canción punk, así que tiene que tener cierto sonido de guitarra”. Estás tratando de experimentar con una forma y entonces eso queda agrupado como post-punk. Creo que esa es la afinidad que compartimos. Querés música agresiva que no suene a algo anterior. Y entonces terminás sonando a algo anterior: el post-punk.
 
-Creo que a veces, las bandas como nosotros se embrollan con eso. Parece que todos lo hicieran simplemente porque es un movimiento -dice Ahee-. Pero cuando arrancamos, no parecía un movimiento. Indudablemente no parecía que hubiera un movimiento revival post-punk”.
 

Pero de todas formas, puede ser que bandas como Protomartyr compartan un poco de ADN musical con algunas de las grandes bandas post-punk. Durante algún tiempo, Detroit y Manchester gozaron la condición de ser ciudades hermanas no oficiales. Hasta la actualidad, si visitás disquerías en barrios de Manchester como Rochdale o Salford, todavía podés conseguir singles de soul o R&B de la era Motown, que nunca fueron publicados en EEUU. Fueron exportados a las Islas Británicas, exclusivamente para fans del movimiento “Northern Soul”. Pero en apoyo a la opinión de Ahee, muchas de las bandas de Manchester que Protomartyr invita frecuentemente a la comparación (como Joy Division y The Fall), comparten poco en común con una banda colega de Manchester como los Smiths, fuera del hecho de que todas suenan bastante bajoneadas. Un rasgo que no sería poco acertado atribuir a la deficiencia de vitamina D.

-El Norte de Inglaterra me recuerda mucho específicamente al Medio Oeste [de Estados Unidos]-dice Casey-. O sea, muchas ciudades industriales. Mucho más que Manchester, Leeds me recuerda a Detroit. No por su aspecto, si no por la sensación. Lo mismo que en Manchester: te da la sensación de que Manchester fuera el Medio Oeste de Inglaterra, así que muchas de las canciones que salen de ahí son comparables.

 
Así que esta es una banda que prospera ampliamente en la oscuridad. Pero Protomartyr encaró de una manera distinta la grabación de Relatives in Descent. Esta vez, viajaron a la soleada Los Angeles, para grabar con Sonny DiPerri, más conocido por su trabajo con agrupaciones pop experimentales como Animal Collective y Dirty Projectors.

Sonny DiPerri

 
-Le estaba contando a alguien que yo esperaba realmente que saliera algo tipo “Hollywood Nights” de Bob Seger. Que nos embriagara y nos corrompiera Los Angeles -dice Casey-. Tratamos, pero no funcionó.
 
-Cuando hicimos el último disco, Agent Intellect, creo que lo grabamos en febrero -dice Ahee-. Hacía mucho frío y hubo una tormenta de nieve. Creo que probablemente por tres días no salimos del estudio. Así que para este disco, todos salimos al menos un par de veces por día.
 
Afortunadamente para los fans de la banda, el sol no le hizo bien a Protomartyr.
 
La banda dice que originalmente, se propusieron cubrir un territorio distinto a los tres primeros discos. Pero rápidamente se encontraron inmersos en el ánimo bizarro y paranoico que sacudió a gran parte del país en los últimos dos años.
 
-La idea básica para mí con la letra, era originalmente tratar de ser más esotérico. Distintos tipos de ánimos que en los discos anteriores -dice Casey-. Pero la manera en que se desenvolvió el mundo, medio que me hizo sentir que tenía que mantener lo que venía haciendo. Así que afectó el disco; seguro.
 
La banda empezó a trabajar en las canciones a fines del año pasado.
-Estábamos de gira durante la elección. Tocamos en Las Vegas por primera vez en nuestra historia, la noche de la elección. Así que fue muy surrealista -dice Casey-. A los pibes que estaban en el show, no pareció importarles. Estaban contentos porque en Nevada se acababa de legalizar la marihuana. Pero también había gente llorando durante el show.

-Como yo en el backstage -dice Ahee-. Cabizbajo todo el tiempo.

La canción “A private understanding”, sirve como single principal y video de Relatives in Descent, y también es el primer tema del disco. Incluso para una banda que trabaja principalmente con sonidos abrasivos y agresivos y atmósferas depresivas, es quizás el más incómodo del disco entero.

De hecho, para una banda que profesó abiertamente una afinidad por los artistas del Top 40, parecen despreocupados por inyectarle algún tipo de sensibilidad comercial a su propia música. En cambio, Protomartyr prefiere desafiar las expectativas:

-Alguien (creo que una reseña negativa) dijo “Protomartyr crea tensión y nunca la suelta” -dice Casey-. Y puede ser. Nos pasamos de rosca.

-Creo que la gente quiere un estribillo grande y explosivo -dice Ahee-. Eso es relajante para ellos. Para mí eso es…

-Muy berreta -dice Casey.

-Material muy berreta, en palabras de Lars Ulrich -dice Ahee-. Pero prefiero hacerlo en maneras más sutiles. Me interesa más algo que no vaya en la dirección que creés que va a ir. Así que a veces, eso significa un estribillo grande y fuerte, porque no lo hacemos muy seguido.

-Así se gana plata. Y no queremos plata -dice Casey y después se ríe.

***
 
Los integrantes de Protomartyr frecuentemente no están de acuerdo en la música (al parecer Wire es la única excepción). Y después de nuestra conversación, la única impresión clara, es que los Protomartyr están condenados al reino nerd de la música. Durante nuestra entrevista, debaten las nuevas revelaciones del escritor DeRogatis, sobre el supuesto “culto” a R. Kelly; sus primeros recitales (el de Leonard fue Green Day, el de Ahee fue Alkaline Trio y el de Casey fue Steve Miller Band), y su opinión de la gira despedida Pet Sounds de Brian Wilson. Destacan un guiño a David Bowie (“No dependas de mí, viejo”) en la letra de “My children” de Casey, en Relatives in Descent.
 
Pero, por ser un grupo de gente acogido por los intelectuales de la crítica de rock, y con un conocimiento tan formidable y un interés obsesivo por la música popular, los Protomartyr tienen una forma decididamente inculta de crear música.
 
-De alguna manera, en mi mente, la música debería sentirse como algo estúpido -dice Ahee-. Debería hacerte mover de una forma en que no usés el cerebro. Así que me parece contradictorio tratar de intelectualizarla.
 
Semanas después de juntarme con la banda, me encuentro escuchando una repetición de la entrevista de Terry Gross con Joey Ramone en Fresh Air, en 1988. En la misma oración, describen a los Ramones tanto como una agrupación radicalmente original, y como un grupo retro. Y me parece que tal vez la gente ha tenido conversaciones similares desde que la música guitarrera encontró al público popular; o tal vez desde que los críticos debatieron sobre música. Tal vez cada banda guitarrera inevitablemente sea comparada con cada banda guitarrera que hubo antes.
 
Cuando le pregunto: “¿Los Beatles o los Stones?”, Casey vuelve a decir inexpresivamente: “Ninguno”.
 
A veces, Protomartyr suena como muchas otras grandes bandas. Pero también suenan como ellos mismos.
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: