Archivo | 19:59

Los 40 de ‘London Calling’, la obra maestra de los Clash

3 Dic

Publicado en independent.co.uk – 13 de noviembre de 2019

Traducido por Lepo para RadioValvular.

Martin Scorsese una vez describió a “Janie Jones” de los Clash como la mejor canción de rock británico. De esa afirmación, una de las tantas cosas maravillosas que no pasa desapercibida para los admiradores de los Clash, es que por más enérgico y explosivo que sea el tema de apertura del disco debut de la banda, ni siquiera es la mejor canción de los Clash. Carajo: ni siquiera es el mejor tema de apertura de un disco de los Clash. Hay una competencia seria por ese galardón en cada uno de sus discos de estudio. Pero el tema que da título al disco London Calling, se la banca contra todos los que vengan. Su alarma apocalíptica resonante anunciaba el disco más extraordinario de fines de los ’70, que, casi increíblemente, cumple 40 años de su publicación el 14 de diciembre. Incluso se lo celebra con una exhibición propia en el Museo de Londres.

London Calling aterrizó al cierre de un año extraordinario en Gran Bretaña. En 1979, Margaret Thatcher obtuvo por primera vez la mayoría conservadora, finalizando la era del consenso político de postguerra, y reemplazándolo con un régimen económico intransigente y liberal, que llevaría a la privatización y aniquilación de las industrias tradicionales británicas. La lucha de clases, que había hervido a fuego lento bajo la superficie de la sociedad británica desde 1945, sería fogoneada abiertamente por el gobierno de Thatcher, que movilizaría el estado contra su pueblo y dejaría que la economía de libre mercado hiciera lo que quisiera. El eco de ese mantra, “es el precio que hay que pagar” (tres millones de desempleados), todavía se puede escuchar en las charlas sobre el “dolor a corto plazo”* [una frase que se usa en Gran Bretaña a favor del “Brexit”, la salida del Reino Unido de la Unión Europea].

En 1977, [en el tema “White riot”] los Clash habían exigido “su propio disturbio”. Thatcher estaba lista para responder con la policía montada, los bastonazos y si era necesario, el ejército: “Si hay discordia, hay que traer armonía”. Pero todo eso todavía estaba por llegar, al igual que la respuesta musical de los Clash.

 

1979 fue aberrante en otros sentidos. Un miembro del Congreso en actividad, Airey Neave, fue asesinado por una bomba republicana irlandesa, cuando salía del Congreso. Otro, Jeremy Thorpe, exlíder el Partido Liberal, estaba en juicio por incitar al crimen. El Destripador de Yorkshire estaba suelto. Sid Vicious murió de una sobredosis de heroína cuando esperaba bajo fianza ser juzgado por el asesinato de su novia Nancy Spungen. ¿A eso había llegado la promesa punk?

Sigue leyendo