Tag Archives: 101ers

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 11.3

30 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

11.3

Mick Jones y Joe Strummer empezaron a trabajar como una verdadera sociedad compositiva, con una metodología establecida.

-Componíamos rápido -dijo Joe-. Íbamos al palo. Mick decía “Creo que deberíamos tener una canción que se titule ‘Career opportunities'”. Así que le dije “Bien. Andá con Paul al Kentucky Fried Chicken y traigan unas bombas de papa”. Y yo simplemente hice la letra de golpe mientras ellos no estaban. Cuando volvieron, la metimos en una melodía, o lo hizo Mick. Era un buen creador de melodías.

-Hicimos “Career opportunities” cuando estábamos sentados en la casa okupa de Joe, en la fábrica de helados, a la vuelta de calle Harrow -dijo Mick-. Estábamos nosotros tres. Paul estaba mirando el Evening Standard. Tenía una sección de avisos clasificados: Career opportunities [Oportunidades laborales]. Dijo ‘¿Qué tal “Career opportunities”?’

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 11.2

30 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

11.2

Que Joe separara a los 101’ers, causó problemas entre sus compañeros okupas. Gill Calvert recuerda que una noche en la cocina de Chippenham 23, Tymon Dogg y Dave Goodall le ordenaron que se comportara, ideológicamente, mientras el agua de lluvia goteaba sin cesar en un balde plástico, desde el techo con filtraciones:

-Tymon y Dave estaban furiosos con él: “No podés hacer esto. ¿Cómo podés?” Joe, casi pidiendo permiso, dijo “¿Me puedo ir con la consciencia limpia?” Fue doloroso. Fue algo muy paternal.

“En esa época Joe solamente tomaba alcohol si había. Si había faso, lo consumía; si había bebidas, las tomaba. Una vez que entró a los Clash, fue mucho más bebedor. Creo que había mucha presión una vez que entró a los Clash”.

Mick Jones está en desacuerdo:

-Él tomaba un montón. Después de todo, los 101’ers eran rock de pubs.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 11.1

30 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

11. Voy a ser un punk rocker

1976

Para Joe Strummer, el show del día siguiente en el Nashville Rooms fue una epifanía:

-Apenas pisó las tarimas Johnny Rotten, para mí, fue el anuncio del final. Nosotros éramos la banda principal. Y estábamos sentados en el camarín y pasaron ellos por ahí para llegar al escenario, en una fila grande y larga. Y vi a un tipo con un saco tipo Elvis Presley, de tela lamé dorada, al final de la fila, mientras pasaban. Entonces pensé: “voy a ver cómo son estos chabones”. Así que le toqué el hombro y dije “Qué lindo saco que tenés”. Y se dio vuelta y era Sid Vicious. Y dijo “Sí, ¿no? Te voy a decir dónde lo conseguí. ¿Viste ese puesto allá en Camden? Bla bla bla”. Y era re amistoso; era un chabón re amable. No le hacía falta impostar ninguna actitud. Y se vestían copadísimo y supe que eran algo copado. Así que salí hacia el público y me senté.

Derecha: Sid Vicious con el saco dorado en el Nashville Rooms, abril del ’76.

“Había capaz que treinta personas dando vueltas, ¿viste? Y [los Pistols] salieron y simplemente… me dejaron seco. Salieron como diciendo ‘No me importa una mierda si les gusta o no. Esto es así. Si no les gusta, váyanse a cagar’. Esa era la diferencia. Estaban como un millón de años adelantados. Inmediatamente, me di cuenta de que nosotros no íbamos a ningún lado. Y el resto de mi grupo los odió. No querían ver ni oír nada de eso. Así que empecé a ir a festivales punk y a meterme en toda esa cuestión. Con el tiempo, eso destruyó toda la banda”.

Sigue leyendo

Reseña original del primer disco de los Clash (abril de 1977)

8 Abr

Si no te gustan los Clash, no te gusta el rock

Reseña publicada originalmente por la revista Sounds (Inglaterra), el 9 de abril de 1977. Escrita por Pete Silverton.

Traducción: Lepo MacStrummer – exclusivo para RadioValvular.wordpress.com

Los Clash son la esencia de las calles de Londres en persona. Como todos los clichés, este es parcialmente cierto y parcialmente falso. Pero la falsedad que contiene, refuerza cualquier valoración sobre los poderes creativos de los Clash.

Si recuerdo bien mis clases de geometría, el triángulo es la forma física más fuerte. Las tres líneas rectas se balancean mutuamente a la perfección, y los ángulos concentran la fuerza intrínseca en tres puntas afiladas. Pero cuando se trata de tríos humanos, tienen el desagradable hábito de separarse en dúos más normales socialmente. Dos atacan juntos al tercero, y lo excluyen.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.3

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.3

El 18 de noviembre de 1975, Joe Strummer vio la primera de dos presentaciones de Bruce Springsteen en el Hammersmith Odeon. Springsteen nunca había tocado antes en Londres y estaba promocionando su tercer LP, Born to Run; un disco emblemático que lo publicitó como “el futuro del rock”.

-Cuando Strummer fue a ver a Springsteen, le cambió la cabeza -dijo Clive Timperley-. Toda esa idea de Springsteen de dar conciertos intensos de tres horas. Strummer pensó: “¡Eso es lo que hay que hacer!”.

El hecho de que Springsteen tocara una Telecaster era significativo para Joe, que lo vio como una señal. Incluso, Joe se compró un cable de guitarra excesivamente largo, que le permitía deambular a voluntad por el escenario y hasta meterse entre el público, como Springsteen.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.2

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.2

*

En octubre de 1975 Jules Yewdall y Mickey Foote “abrieron” una casa okupa nueva en Orsett Terrace 42; una calle de casas iguales en hilera, altas y bien equipadas, con escalinatas de piedra, cerca de la estación de subte Royal Oak. En el sótano, los 101’ers armaron un estudio de ensayo mucho más profesional que el de calle Walterton. Pero en Orsett Terrace había preocupación por los robos: la casa de al lado estaba ocupada por una pandilla de faloperos.

-Joe detestaba la idea de los faloperos -recordó Gill Calvert-. Le parecía una existencia inútil. Yo pienso en su depresión como algo levemente complejo, porque pienso que algunas veces él actuaba: podía actuar su parte depresiva. También era capaz de escapar de ella. Conozco gente deprimida y no pueden funcionar. Así que yo lo llamaría “depresivo funcional”.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 10.1

3 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

10.1 ¡Este hombre es una estrella!

1975-1976

El municipio estaba demoliendo, una a una, las casas de calle Walterton. Era como si un ghetto de la época de la guerra fuera arrasado inexorablemente. Al final, la única casa que quedaba era la de Walterton 101, bien guardada al fondo de la calle. Todo lo demás a su alrededor, era un estado de escombros casi inidentificables. 

A pesar de todos los problemas con la propiedad (el baño externo, la falta de agua caliente, las pulgas), la casa y sus dificultades intrínsecas, no sólo habían unido a un grupo de músicos y les había dado un lugar para vivir y ensayar: les había proporcionado el nombre para el grupo. Pero la existencia relativamente estable de Walterton 101 estaba por terminar. También tenía fecha de demolición.

A mitad del verano boreal, la pandilla de Walterton había encontrado una casa para okupar en calle St. Luke al 36: tres calles al este de la Portobello; cerca de un barrio caribeño y dinámico.

El 26 de julio de 1975, Melody Maker publicó un artículo completo de Allan Jones sobre los 101’ers, que empujaba al grupo para subir a un nuevo nivel. Inclinado extremadamente a favor de su viejo amigo Joe Strummer, y mitificando su existencia callejera marginal, Jones empezaba:

“Fue allá por febrero que vi por primera vez a los 101’ers. Tenían una residencia en el Club Charlie Pigdog, en Londres Oeste. Era el tipo de lugar que daba promesas extremas de violencia. Entrabas, echabas un vistazo y deseabas rajar de ahí”.

Sigue leyendo