Tag Archives: 1977

Cómo fue que los Buzzcocks inventaron el indie

8 Dic

Hace casi 42 años, la primera publicación de la banda de Manchester, reformó la música pop. Sin apoyo de la industria, prensaron y vendieron el EP ellos mismos, dándole inicio a una revolución. A dos días del fallecimiento del cantante Pete Shelley, repasamos su importancia histórica.

Por Dave Simpson para theguardian.com (texto de 2017) – traducción: Lepo para radiovalvular.wordpress.com

buzzcocks 1976 b

En enero de 1977, una banda punk joven, llamada Buzzcocks, entró a la sucursal de Virgin en Manchester, con una caja de singles que querían vender. Habían armado un sello discográfico bautizado New Hormones y pagaron ellos mismos los discos, mediante una forma primitiva de crowdfunding (financiamiento colectivo), consiguiendo 500 libras prestadas [más de 3.500 dólares actuales] de una pareja de amigos y del padre del guitarrista. Su única ambición era vender una parte suficiente de las mil copias que habían prensado, para lograr devolver los préstamos.

Terminaron vendiendo 16 mil copias del EP Spiral Scratch y llegó al Top 40. No hubo problemas con los préstamos. Pero lo más importante fue que comprobaron que era posible para los artistas tener el control total de su música, desde la producción hasta la distribución. Y en ese proceso, inventaron el indie.

Actualmente, no es nada raro esquivar a la industria discográfica. Pero en 1977, Spiral Scratch cambió las reglas del juego. Dejó a su paso una ola de sellos independientes británicos y una red de distribución que significó que “cualquier pudiera competir con los peces gordos. Pero eso pasó porque innegablemente era un disco bárbaro”, dijo el fundador del sello Rough Trade, Geoff Travis.

Sigue leyendo

Anuncios

La vida post-Clash de Topper Headon

28 May
A fines de los ’70, un baterista llamado Topper Headon entró a The Clash, la banda de rock más fascinante del mundo. Lo que siguió fueron cinco años de tocar, joder y drogarse sin parar. Pero hacia 1982, la adicción de Headon a la heroína estaba fuera de control, y el líder de los Clash, Joe Strummer, se vio forzado a echarlo. Entonces las cosas se pusieron muy feas. Hoy, reflexivo y sobrio, cuenta su extraordinaria historia.

por Mark Lucas – http://www.independent.co.uk (junio de 2009)

traducción: Lepo para RadioValvular.wordpress.com

El chofer K44 está sentado en un sillón hondo, con Yowsah, su bull terrier Staffordshire, recostado sobre su falda. Acariciando el perro, recuerda el trabajo de taxista que tuvo en Londres Oeste a fines de los ’80, para financiar su adicción a la heroína.

-Yo parecía la muerte -me cuenta-. Estaba manejando un Talbot Solara con el burro de arranque estropeado, y levanto una señora. Cuando estaba por entrar al auto le digo “Disculpe”, y le doy una escoba. Cuando yo girara la llave, ella tenía que pegarle al burro. El auto arranca y le digo “Bueno, suba. Acá está el plano, ¿sabe a dónde va?”

Hacia 1989, cuando el trabajo de taxista pasó a ser demasiado para él, empezó a tocar el bongó en el Subte de Londres. 

-Cada 100 personas que pasaban, una se paraba y preguntaba “¿Sos Topper Headon de los Clash?” -se encoge de hombros-. Yo tenía que decirles “sí, ahora hago esto”. Era muy humillante.

Sigue leyendo

The Damned: un cuento épico

3 Dic

Por Scott Rowley, para teamrock.com – octubre de 2017
Traducción: Lepo para RadioValvular.

Una historia rápida de las leyendas punk The Damned. Incluye: gargajos, vómito, sidra, sulfato, mansiones embrujadas, chizitos, discusiones, separaciones y rock peligrosamente fuerte, loco y malo.

-En un momento vino Lemmy y me dijo “Quiero hablar con vos sobre tu alcoholismo” -dice Captain Sensible-. Bueno, cuando alguien como Lemmy te dice eso, lo escuchás. Me dijo: “Acordate: no importa lo que tomás o cuánto tomás. Importa a qué velocidad tomás”.

El Capitán termina su Grolsch y pide un vaso de agua.

-Me sorprende gratamente haber superado todo y seguir vivo -dice.

Bienvenidos a un cuento épico sobre vivir rápido y música más rápida. Los Damned fueron la primera banda punk británica en publicar un disco; la primera banda punk británica en girar por Estados Unidos; la primera en separarse (1978) y la primera en rearmarse seis meses después (cuando los Clash iban recién por su segundo disco).

Sigue leyendo

La historia de la versión de “Satisfaction” de Devo

26 Sep

En 1977, la banda Devo tomó el clásico de los Rolling Stones y lo mutó hasta dejarlo irreconocible.

Por Ray Padgett, de newyorker.com
25 de septiembre de 2017.

Traducción: Lepo para RadioValvular.

Una tarde de 1978, Mark Mothersbaugh y Gerald Casale (los dos arquitectos principales de la banda Devo), se movían nerviosamente en la oficina de Peter Rudge, cerca del Hotel Warwick de Manhattan, junto a Mick Jagger.

Rudge era el manager de los Rolling Stones, y Devo había grabado un cover raro del hit de la banda, “(I can’t get no) Satisfaction”. Era tan raro, que su sello les dijo que necesitaban la aprobación de Jagger para publicarlo.

Mothersbaugh puso la cinta en una casetera portátil y apretó play. Mientras el sonido llenaba la sala, Jagger estaba sentado, con cara imperturbable. Lo que escuchaba, no sonaba mucho al “Satisfaction” que él había escrito. El riff icónico de Keith Richards, no estaba, y la melodía original desapareció. ¿Era un homenaje o lo estaban parodiando? -se debe haber preguntado Mick.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 12.3

4 Jul

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

12.3

Durante los primeros días de los Clash, Joe estaba realmente enfocado en una sola cosa: hacer que el grupo fuera lo más grande posible, lo más rápido posible. Una aspiración y una visión firme como el acero, que compartía con Mick Jones. Estaban absolutamente decididos sobre lo que hacían con sus vidas, sin una pizca de dudas sobre el rumbo del grupo. Un hecho que fue revelado en una extensa entrevista con Caroline Coon, en Melody Maker.

Joe discutía la etiqueta “política” que le habían endilgado a los Clash, y prefería el término “consciencia”. De hecho, le dijo a ella que no creía que el punk rock pudiera traer aparejado un cambio social o político:

-Digo eso porque quiero que sepas que no tengo ninguna ilusión sobre nada, ¿no? Pero dicho eso, aún así, quiero intentar cambiar las cosas.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 12.2

4 Jul

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

12.2

*

Con su uniforme de campera de cuero negra muy gastada, lentes tipo John Lennon con marco metálico, pantalón de algodón apretadísimo y zapatos creepers azules, la figura diminuta de Bernie Rhodes tenía una postura de gnomo atractivo que no concordaba con sus esfuerzos por parecer un revolucionario arquetípico del siglo XX; un Fidel Castro de Camden Town.

Fue a Bernie que se le ocurrió la idea de los eslóganes de tres o cuatro palabras, con los que los Clash iban a estencilear sus prendas y sus equipos: partes de letras de los Clash (“Metralletas en Knightsbridge”, “Disturbio blanco”, “Cuchillos en el W11”), rivalizaban con eslóganes políticos jamaiquinos (“Mano dura” -el eslógan de campaña del partido oficialista, el Partido Nacional del Pueblo-), y lemas propios de los intereses de los distintos integrantes: “Violencia creativa”, exhortaba Paul; a Joe se le ocurrió “Chuck Berry está muerto” (un viraje claro con respecto a su pasado) y “Odio y guerra”, la imagen espejada de la ética de “paz y amor” de los hippies.

Joe, cuya vocación en sexto año había sido meterse en publicidad, se dio con el gusto: en sus letras, su economía y lo directo de las palabras, siempre hacían llegar el mensaje. Prácticamente nos vendía a todos la necesidad de nuestro propio disturbio blanco. El amateurismo elevado e inspirado de los Clash, tenía el beneficio de una simplicidad extrema de llegada, y una indiferencia impactante hacia el sistema aceptado de estrategias y tácticas. Los Clash se movían (o se sostenían) con eslóganes y símbolos abstractos. Como líderes pandilleros contemporáneos, tenían que hacer llegar su manifiesto de autoridad por medio de símbolos intensos e inconfundibles, y muestras deslumbrantes de elegancia audaz.

Sigue leyendo

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 12.1

4 Jul

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

12.1 Mano dura

1976-77

Durante el resto de 1976, hubo una ráfaga de presentaciones de los Clash, en locales de Londres tan diversos como Lacy Lady en Ilford y Nag’s Head en High Wycombe. En noviembre, los Clash habían impresionado lo suficiente a Chris Parry, un cazatalentos joven y ambicioso de Polydor Records, y él les ofreció grabar algunos demos en el estudio de la empresa, saliendo de calle Oxford. ¿Quién iba a ser el productor? Bernie Rhodes tenía una buena idea: Guy Stevens.

Guy Stevens.

Stevens había sido DJ en The Scene, un boliche mod legendario del Soho, donde Bernie lo había conocido. Notó sus talentos Chris Blackwell, cuya discográfica Island publicaba temas jamaiquinos en Gran Bretaña. Blackwell decidió armar Sue, una filial de Island, para distribuir rhythm and blues estadounidense, y se la dio a Stevens para que la manejara. Rápidamente pegó una cantidad de hits de artistas como Inez and Charlie Foxx y Roy C. Cuando Island se expandió al mercado de discos “under”, en 1967, Guy Stevens empezó a producir algunos de los artistas del sello, como Free y Mott the Hoople, inspiración particular para Mick Jones, que conoció a Guy cuando él fue a observar el grupo de Mick Little Queenie.

Pero durante la primera parte de los ’70, Guy Stevens se volvió algo así como una víctima del rock.

-En esa época Guy tomaba mucho alcohol -dijo Joe- y entramos a un estudio de demos, saliendo de calle Oxford, en Polydor, y sacamos unas seis canciones. Esa fue la primera vez que grabamos, y los resultados fueron medio decepcionantes. Éramos una unidad bastante enérgica, y sonaba muy plano o muy apagado. Creo que Guy en realidad no estuvo a la altura. De todas formas, no salió muy bien; fue una debacle.

Sigue leyendo