Tag Archives: anarchy

The Damned: un cuento épico

3 Dic

Por Scott Rowley, para teamrock.com – octubre de 2017
Traducción: Lepo para RadioValvular.

Una historia rápida de las leyendas punk The Damned. Incluye: gargajos, vómito, sidra, sulfato, mansiones embrujadas, chizitos, discusiones, separaciones y rock peligrosamente fuerte, loco y malo.

-En un momento vino Lemmy y me dijo “Quiero hablar con vos sobre tu alcoholismo” -dice Captain Sensible-. Bueno, cuando alguien como Lemmy te dice eso, lo escuchás. Me dijo: “Acordate: no importa lo que tomás o cuánto tomás. Importa a qué velocidad tomás”.

El Capitán termina su Grolsch y pide un vaso de agua.

-Me sorprende gratamente haber superado todo y seguir vivo -dice.

Bienvenidos a un cuento épico sobre vivir rápido y música más rápida. Los Damned fueron la primera banda punk británica en publicar un disco; la primera banda punk británica en girar por Estados Unidos; la primera en separarse (1978) y la primera en rearmarse seis meses después (cuando los Clash iban recién por su segundo disco).

Sigue leyendo

Anuncios

‘Never Mind the Bollocks’, tema por tema

5 Nov

El emblema británico cumple 40. Johnny Rotten y Glen Matlock lo repasan.

Por Kory Grow, para rollingstone.com – 28 de octubre de 2017
Traducción: Lepo para RadioValvular.

-Bollocks fue una obra muy sólida. Pero cuando lo estábamos grabando, parecía todo lo contrario -dice Johnny Rotten, repasando el disco clave de 1977 Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pitols.

Según su versión, el grupo estaba trabajando con un productor que era “sordo y no tenía oído musical”, y él y sus compañeros de banda tuvieron que aprovechar su tiempo en el estudio.

-En la puerta de al lado, Queen estaba grabando uno de sus discos [News of the World] y Brian May me pidió que hiciera algunos coros -dice Rotten-. No me acuerdo en qué canción. No es la que dice “Galileo”. Pero fui y fue impresionante escuchar cómo Freddie Mercury grababa cada verso por separado. A veces solamente una palabra. Y después lo editaban. Carajo. Yo tenía una sola toma y eso era todo. Si me equivocaba tenía dos. Al final me di cuenta de que la música iba a triunfar a pesar de las supuestas reglas y normas que siempre nos imponían.

Sigue leyendo

John Lydon: letras, arte, diseño de tapa y el legado punk

28 Ene

“Ese es mi mayor placer en la vida: haber encontrado un lugar donde puedo soltar la vergüenza y los miedos y las dudas sobre mí mismo. Dejarlas en el camarín y simplemente ver cómo soy como ser humano frente a los demás. Y estoy bastante bien. No soy perfecto, pero estoy trabajando en eso.”.

Por Eliza Williams – 26 de enero de 2017 – para creativereview.co.uk

TRADUCIDO POR: LEPO para radiovalvular.wordpress.com

John Lydon está por publicar un libro nuevo. No es una autobiografía en el sentido tradicional. Sin embargo, cuenta la historia de su vida, esta vez por medio de las letras de sus canciones. En el tomo las recopiló a todas (desde los primeros días de los Sex Pistols hasta Public Image Ltd), junto a obras de arte y otras reflexiones del cantante.

a portrait of John Lydon

Mr Rotten’s Songbook (El cancionero del Sr. Rotten) está diseñado como un libro de arte, y en vez de presentar escaneos de las hojas originales con las letras y otras pertenencias, Lydon transcribió todas las canciones recientemente; muchas a mano. Está publicado en una tirada limitada y cara de solamente mil copias, apuntando en líneas generales a los fanáticos, aunque espera también ofrecerle una oportunidad a la gente para entender su obra.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 8.2

15 Sep

8.2  Adiós a Bernie
TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

A principios de agosto, Joe y Mick se tomaron un vuelo a San Francisco.
-Siempre soñamos con ir a Estados Unidos -dice Mick-. Nunca quisimos ser una bandita pueblerina.

El estudio The Automatt estaba en calle Folsom, no muy lejos del muelle. Era una zona de galpones viejos y edificios industriales, poblada de artistas en apuros y bohemios. Había racimos de tiendas, boliches sórdidos y bares con mucho cuero.
-En esa época era una zona un poco áspera, poco residencial -dice el periodista Howie Klein.

Mick y Joe se alojaron en un hotel del Barrio Chino. Alejados de las presiones intensas de Londres, se relajaron y disfrutaron de su compañía mutua. Estaba cálido y soleado. The Automatt tenía una rockola bárbara, llena de soul, R&B y rock and roll vintage. Entre los favoritos de Mick y Joe, estaban: “(Sittin on) The dock of the bay” de Otis Redding, y “I fought the law” de Bobby Fuller Four, compuesta por el guitarrista Sonny Curtis, de Buddy Holly and the Crickets.

A Mick y Joe, Estados Unidos les pareció intensamente fascinante. Habían visto San Francisco en Bullitt y en montones de otras películas, y ahora estaban ahí. La ciudad tenía un ambiente musical vibrante. En bares y lugares chicos de toda la ciudad, descubrieron artistas cuyos discos habían comprado cuando iban al colegio.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 8.1

14 Sep

8.1 La conquista del oeste
TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

Después de la separación de los Sex Pistols, Malcolm McLaren y Bernie Rhodes se volvieron a unir. Lo que pasó en la primavera y principios del verano boreal del ’78, insinuó que estaban conspirando para resucitar la energía anárquica del ’76. La paranoia era endémica. Al volver de Jamaica, en abril del ’78, John Lydon empezó a invitar a Paul Simonon a su casa de Chelsea. Johnny Green acompañó a Paul. Lydon señaló el rincón, donde había una pila de cajones de Guinness, y dijo:
-¡Eso es el éxito, Paul!

Le pidió a Paul que llevara su bajo. Eso causó sospechas. En esa época, Lydon estaba reclutando músicos para su grupo nuevo: PiL.

-Sí, tuve una etapa en que me juntaba con John y llevaba el bajo -explica Simonon-. Poníamos discos de reggae. No era para intentar formar una banda. Era simplemente para ver cómo andaba John.

En julio, la CBS lanzó “White man in Hammersmith Palais” / “The Prisoner”, y la banda salió de gira, llamada On Parole (En libertad condicional). Las fechas fueron promocionadas por una nota de tapa de Sounds, con una foto del grupo disfrazado, sacada por Chalkie Davies. Joe tenía una media en la cabeza, como un asaltante de bancos. Paul era un oficial de la Wehrmacht, con una Cruz de Hierro, aunque un pin del MPLA tapaba la insignia Nazi. Mick tenía un traje militar como el de Jimi Hendrix, y Topper se vistió con su traje de Bruce Lee. Los críticos del grupo tuvieron un día de disfrute:

-Los Clash se sabían vestir bien. Ahora se vestían para la mierda -dice Jon Savage.

THE-CLASH- disfrazados 1978

La gira resultaría ser la más violenta hasta ese momento. En las provincias, el punk era una energía poderosa y positiva para el cambio, pero también se había vuelto sinónimo de un comportamiento estúpido, y de gente que se ponía alfileres de gancho en las fosas nasales. “New wave” se volvió un término abarcador para los grupos formados en las secuelas del punk. Tanto Sham 69 como los Lurkers, Stiff Little Fingers, los Undertones y 999, sacaron sus discos debut a fines del ’77 o en 1978. Hasta Mick Jagger se cortó el pelo bien corto. El énfasis del punk en la juventud, tuvo un efecto Fuga en el siglo XXIII: si tenías más de 30, era lo mismo que estar muerto.

Sigue leyendo

La verdadera historia de The Clash – Libro de Pat Gilbert, Parte 7.2

22 Ago

7.2 Armas en la terraza
TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

Si uno hojea los archivos de la Biblioteca Británica, los titulares de diarios de marzo del ’78 no parecen muy distintos a los de esta época. El tema que domina las noticias, es el terrorismo. Hay una sensación de que el orden mundial está siendo atacado. Las dos superpotencias, Estados Unidos y la URSS, están metidas en la Guerra Fría, mientras que Europa, Medio Oriente y África están (no por casualidad), plagadas de violencia y matanzas. Las palabras se repiten: “guerrilla”, “coche bomba”, “piratas aéreos”, “secuestro”, “asesores militares”, “magnicidio”. Es el vocabulario de un mundo donde la gente se siente alienada, excluida del proceso político a gran escala, desesperada.

Fue sobre este lienzo duro, tenso, paranoico e inestable, que ocurrió uno de los hechos más tristemente célebres de los Clash. En marzo, el grupo venía componiendo y ensayando intensamente. También habían grabado su primer demo con Mick como productor de facto, mientras esperaban que Pearlman volviera de Estados Unidos. Para uno de los temas, “1-2 Crush on you”, alguien sugirió un solo de saxofón. Topper ofreció al sesionista Gary Barnacle, un viejo amigo y compañero de escuela en Dover. Pocos días después, Steve y Pete, también del clan Barnacle, llegaron a Rehearsals, con un rifle de aire comprimido que Topper estaba interesado en comprar.

Cerca de las siete de la tarde del martes 30 de marzo, los Barnacle, Topper, Paul Simonon y Robin Banks se asomaron por el parapeto que daba a las vías. Había unas palomas volando por ahí. Ellos no sabían que eran aves de carrera, costosas, criadas por uno de los mecánicos del depósito. Topper apuntó y derribó despreocupadamente a los tres plumíferos.

Sigue leyendo

La verdadera historia de The Clash – Libro de Pat Gilbert, Parte 7.1

20 Ago

7.1 El enemigo íntimo
TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

Cuando volvió Paul, en Rehearsals ya había un tipo alto y desgarbado, que los había ayudado en la gira Get Out of Control, tras la partida de Roadent. Su nombre era Johnny Green, y más que cualquier otro colaborador cercano, iba a hacer grandes contribuciones a la leyenda de los Clash.

Varios meses antes, Johnny logró entrar a la gira Get Out of Control pegándose a un amigo que había sido contratado para transportar en su camión los equipamientos del grupo. Al final de la gira, Green había ascendido a chofer privado de la banda. Llevaba a Joe, Mick, Paul y Topper de fecha en fecha, en un minibús alquilado. Le parecían personas extraordinarias, que le inspiraban una lealtad incuestionable. A ellos les encantaba su actitud de mandar a todos a la mierda y su intrepidez.

Johnny Green

Johnny tenía 27 cuando conoció al grupo. Dos años más que Joe y cinco más que Mick, Paul y Topper. A esa altura ya había vivido lo suyo: Mod en los ’60; marido joven; hippismo; ácido; ingeniería forestal; producción de alimentos orgánicos; drogas duras; un título en estudios de cultura árabe.

-Paul se había ido solamente una semana -recuerda Johnny-. Volvió y estaba un poco lento para aprenderse los temas. Mientras tanto, Topper aprendía rápido. Estaba desde hacía solamente ocho o nueve meses. Mejoraba y contribuía al proceso. Estaban todos abajo y Paul en el piso de arriba. Era como un pibe con Necesidades Especiales. Se sentaba y tenía que aprender las canciones. Decía “Ya vengo, me voy a preparar un té”, y le decían “No, Paul, sentate y probá de nuevo; yo hago el té”. Los otros estaban adelantados dos o tres semanas. No querían atrasarse al nivel de él. Avanzaban con tanta resolución, que estaban en un envión compositivo.

Sigue leyendo