Tag Archives: keith levene

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 5.2

3 Jul

5.2 La gira Anarchy

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

El 13 de noviembre Melody Maker publicó la primera cobertura musical importante sobre el grupo. La autora era su defensora de la primera época, Caroline Coon. Tres meses antes, Caroline había escrito un artículo histórico en la misma revista, sobre la cosecha fresca de bandas, encabezada por los Pistols y los Clash. Ahí fue donde ella se apropió del término “punk” para describirlas. Explicó que la palabra surgió seis años antes, “para describir las bandas de rock estadounidenses del ’65 al ’68, que brotaron después de escuchar a los Yardbrids, los Who, Them y los Stones“. Desde ahí, afirmaba, la frase había tomado “connotaciones glamorosas, que antes estaban implícitas en la palabra ya gastada rebelde“. Por lo tanto, era un nombre perfecto para esta escena nueva. Caroline le restó importancia a la relación entre lo sucedido en Estados Unidos y las bandas nuevas que emergían en el Reino Unido. Enfatizó que los grupos ingleses tenían “conexiones muy tenues” con grupos punk de New York como los Ramones, Television y Patti Smith.

Su artículo de noviembre sobre los Clash, resultó ser igual de trascendental. Al igual que Mark Perry, Coon es un conducto predispuesto y entusiasta para la retórica punk del grupo, pero se niega a dejar que las boludeces o las conjeturas poco profundas pasen sin ser discutidas.

Strummer se muestra como un rebelde enojado de clase media; Jones es un pibe guitarrero moderno, de padres separados; Simonon, un vándalo loco por el reggae y sin talento musical, que fue a las peores escuelas de Londres. Cada integrante da su versión de su historia.

Sigue leyendo

Anuncios

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 5.1

1 Jul

5. Los pibes están bien

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

El 100 Club nació en los ’30, como un restaurante llamado Mack’s. Estaba en el sótano de calle Oxford al 100, en la frontera norte del Soho. Durante la Segunda Guerra Mundial, Mack’s empezó a presentar jazz en vivo, y se volvió el lugar favorito de los soldados estadounidenses de franco en la capital. Durante los ataques aéreos todos se quedaban ahí, sabiendo que este bunker subterráneo era tan seguro como la mayoría de los refugios antiaéreos del barrio. Victor Feldman, un jazzista inglés, manejaba el boliche.

El 20 y el 21 de septiembre de 1976, el 100 Club presentó el legendario Especial Punk, normalmente denominado “Festival Punk”. El evento estaba organizado por McLaren y Rhodes, para promocionar sus respectivos grupos, con la intención de crear una guerra de ofertas de las compañías discográficas. La grilla hacía énfasis en la jerarquía elitista del punk. La primera noche presentaba a los Sex Pistols y a los Clash, más dos grupos formados para la ocasión por amigos y seguidores de los Pistols: Siouxie and the Banshees y Subway Sect. La segunda noche tenía a los rústicos, a los del montón y otras distracciones: los Buzzcocks, los Damned, Chris Spedding con los Vibrators, y el grupo francés Stinky Toys.

El Festival Punk pasó a la leyenda popular: las bandas estaban erizadas de odio hacia el mundo exterior y entre ellas. Sid Vicious -en ese momento baterista de los Banshees- le tiró un vaso a los Damned, que se reventó contra un pilar y le lastimó el ojo a una chica. El incidente fortaleció la asociación entre punk y violencia casual. Sid, convencido de su propia inocencia, fue detenido y acusado. La primera noche hubo un alboroto cuando Bernie se negó a permitir que los Banshees usaran el backline de los Clash (pintado de un rosa fluorescente exquisito) porque Siouxie insistió en usar un brazalete con la esvástica. Sid, cuya idiotez teatral al parecer le permitía salirse con la suya siempre, contraatacó en vivo diciéndole a Bernie “viejo judío de mierda”.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 4.5

22 Jun

4.5. Disturbio blanco

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

A fines de los ’50, se estimaba que vivían unos 125.000 negros en Gran Bretaña, en su mayoría llegados del Caribe. La primera señal significativa de agitación racial en Londres, fueron los Disturbios de Notting Hill de 1958. El último día de agosto, estalló la violencia después de que una pandilla de blancos atacara a una mujer sueca con un marido negro. Lo que siguió fueron enfrentamientos nocturnos entre negros y blancos. La hostilidad hacia la comunidad negra estaba exacerbada por medios supuestamente informados, como The Times, que demonizaba a los caribeños con historias de que seducían a las mujeres blancas haciéndolas fumar marihuana para “estimular el deseo sexual”.

La policía de Londres inspecciona a un joven negro en Notting Hill durante los disturbios raciales, 3 de septiembre de 1958

Dos décadas después, las cosas no habían mejorado mucho. En cierta forma, habían empeorado. Los partidos políticos de ultraderecha, como el National Front y el British Movement, estaban juntando fuerza. Las comunidades caribeñas y asiáticas eran blancos de la discriminación y la violencia. Se subestimaba la idea de que la policía tenía un “racismo institucionalizado”. El hostigamiento era continuo y estaba generalizado. El SPG (Grupo Especial de Patrullaje), una fuerza móvil de reacción rápida formada en 1965, era célebre especialmente por intimidar a los negros y a los asiáticos.

En agosto de 1976, al terminar un día largo y seco de verano (el más caluroso del siglo), hubo otro disturbio racial grande en Notting Hill. Fue en el Carnaval, una celebración de la cultura caribeña en Gran Bretaña. A principios de mes, el equipo caribeño de cricket había humillado a Inglaterra en el Oval del sur de Londres. La victoria, celebrada por miles de personas en las calles de Brixton y Kennington, parecía un triunfo local. Esto se agregó a la tensión racial chispeante de las calles.
El realizador audiovisual de los Clash, Don Letts, hijo de caribeños instalados en Brixton, estaba disfrutando del último día de Carnaval.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 4.4

21 Jun

4.4 Ensayos, Ensayos (Capítulo compaginado por el traductor)

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

En la década de 1890, el gin era uno de los mayores productos británicos de exportación. El mayor productor de la capital era Gilbey’s, que construyó una destilería en Camden Town, un barrio de clase obrera al norte de Londres. Hacia la Primera Guerra Mundial, Gilbey’s abarcaba la mayoría de los patios de maniobras del Ferrocaril del Noroeste en Camden, y había convertido los garajes de vagones en depósitos. En los ’60, Gilbey’s se fusionó y el patio de maniobras, que venía decayendo desde la Segunda Guerra Mundial, quedó en desuso, como otros restos de la prosperidad victoriana.

El edificio más al este del ex-depósito Nº2, fue alquilado y devuelto a la vida en junio de 1976, para exportar al mundo un producto londinense totalmente distinto. Bernie Rhodes convenció al municipio local de que la juventud desamparada del barrio necesitaba una sala de ensayo para aprender a tocar sus instrumentos. Entonces le concedieron el usufructo de la propiedad.

Era, por supuesto, una movida típica de Bernie, y en algún momento de mayo de 1976, se mudó ahí su banda nueva, que iba a rivalizar con los Sex Pistols de Malcolm. La formación era: Joe Strummer (voz y guitarra); Mick Jones (guitarra y voz); Keith Levene (guitarra); Paul Simonon (bajo). No había baterista fijo, y ese era el próximo deber: hacer audiciones.

Rehearsal Rehearsals (Ensayo Ensayos), tal como fue denominada la sala, tenía una resonancia nefasta y brutal, que pegaba con el estilo de la banda: rudo, sin historia, sin adornos. Ahí Bernie repetía: esto es nuevo, esto es distinto, esto es importante. Las paredes peladas de Rehearsals parecían el decorado de un drama de Máximo Gorki, o de El juego de los insectos. Durante las semanas siguientes, Rhodes aplicó sus artificios punzantes y adulones para crear un clima afilado que causaba una sensación eléctrica de osadía.

Sigue leyendo

Keith Levene: Una historia diferente de los Clash

28 Feb

Una entrevista con el guitarrista Keith Levene, que participó de la primera formación de The Clash y PiL. Sacó un libro y un EP en enero de este año, titulados Meeting JoeJoe Strummer, The Clash and Me  (Conociendo a Joe: Joe Strummer, The Clash y yo). Cuenta una historia diferente a la que se sabe sobre los inicios de la banda.

keithLevene 2014

17 de febrero de 2015 – mixgrill.gr – traducción: lepo para RadioValvular.

-¿Cómo se dio todo?
-Cuando yo tenía 17 años me mudé de mi casa familiar de Londres Norte, a Londres Oeste. A esa altura ya llevaba cinco años tocando la guitarra y lo que más quería era estar en una banda.
La escena de Londres era inmensamente apasionante. Había una vibra increíble en el aire, motivada por la euforia juvenil.
La música estaba en una transición, y los Sex Pistols iban a la cabeza del cambio. Los Pistols eran bárbaros, pero yo sentí que eso no alcanzaba. Yo quería estar en una banda que fuera la alternativa a la punta de lanza de los Pistols.
Un día mi amigo Alan me presentó a un chabón que se llamaba Mick “Rock and Roll”. Era Mick Jones. Era un par de años más grande que yo. En realidad todos los Clash eran más grandes que yo. Sigue leyendo