Tag Archives: richard dudanski

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 11.2

30 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

11.2

Que Joe separara a los 101’ers, causó problemas entre sus compañeros okupas. Gill Calvert recuerda que una noche en la cocina de Chippenham 23, Tymon Dogg y Dave Goodall le ordenaron que se comportara, ideológicamente, mientras el agua de lluvia goteaba sin cesar en un balde plástico, desde el techo con filtraciones:

-Tymon y Dave estaban furiosos con él: “No podés hacer esto. ¿Cómo podés?” Joe, casi pidiendo permiso, dijo “¿Me puedo ir con la consciencia limpia?” Fue doloroso. Fue algo muy paternal.

“En esa época Joe solamente tomaba alcohol si había. Si había faso, lo consumía; si había bebidas, las tomaba. Una vez que entró a los Clash, fue mucho más bebedor. Creo que había mucha presión una vez que entró a los Clash”.

Mick Jones está en desacuerdo:

-Él tomaba un montón. Después de todo, los 101’ers eran rock de pubs.

Sigue leyendo

Anuncios

“Redemption Song” – libro de Chris Salewicz sobre Joe Strummer. Capítulo 11.1

30 Abr

TRADUCIDO POR: Lepo MacStrummer para RadioValvular y Clashland.

11. Voy a ser un punk rocker

1976

Para Joe Strummer, el show del día siguiente en el Nashville Rooms fue una epifanía:

-Apenas pisó las tarimas Johnny Rotten, para mí, fue el anuncio del final. Nosotros éramos la banda principal. Y estábamos sentados en el camarín y pasaron ellos por ahí para llegar al escenario, en una fila grande y larga. Y vi a un tipo con un saco tipo Elvis Presley, de tela lamé dorada, al final de la fila, mientras pasaban. Entonces pensé: “voy a ver cómo son estos chabones”. Así que le toqué el hombro y dije “Qué lindo saco que tenés”. Y se dio vuelta y era Sid Vicious. Y dijo “Sí, ¿no? Te voy a decir dónde lo conseguí. ¿Viste ese puesto allá en Camden? Bla bla bla”. Y era re amistoso; era un chabón re amable. No le hacía falta impostar ninguna actitud. Y se vestían copadísimo y supe que eran algo copado. Así que salí hacia el público y me senté.

Derecha: Sid Vicious con el saco dorado en el Nashville Rooms, abril del ’76.

“Había capaz que treinta personas dando vueltas, ¿viste? Y [los Pistols] salieron y simplemente… me dejaron seco. Salieron como diciendo ‘No me importa una mierda si les gusta o no. Esto es así. Si no les gusta, váyanse a cagar’. Esa era la diferencia. Estaban como un millón de años adelantados. Inmediatamente, me di cuenta de que nosotros no íbamos a ningún lado. Y el resto de mi grupo los odió. No querían ver ni oír nada de eso. Así que empecé a ir a festivales punk y a meterme en toda esa cuestión. Con el tiempo, eso destruyó toda la banda”.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 15 (apéndice y final)

25 May

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

15. ¿Una época con onda?
Verano de 2009.

Cuando escribí Passion is a Fashion, lo hice deliberadamente de una manera en que se iba a atar firmemente a la época en que lo estaba armando. En el libro, la mayoría de los entrevistados clave son presentados “cara a cara” al lector, como cuando me los encontré yo durante mi investigación. Las descripciones contemporáneas de su aspecto y en qué andaban en ese momento -e incluso algunas de sus observaciones- estaban destinadas a quedar desactualizadas, pero sentí que era esencial para lo que yo estaba tratando de lograr. Es decir que Passion is a Fashion actuá como un documento histórico que repasa las historias de los Clash desde un punto de vista específico: los primeros años del siglo XXI, cuando sus participantes seguían siendo lo suficientemente jóvenes como para que los sucesos de 1975 al ’85 fueran relativamente recientes, pero lo suficientemente viejos como para haber madurado algo desde los días punk, y sacado conclusiones sobre sus propios roles en lo que sucedió. Cuando hablamos, la mayoría de ellos todavía rondaba los 40.

Escribí Passion… cuando la muerte repentina de Joe Strummer, en diciembre de 2002, seguía muy fresca en las mentes de la gente. Mi reunión con Mick Jones fue solamente más o menos una semana después del funeral de Joe. En varios momentos, Mick claramente estaba aguantándose la emoción. Fue un acontecimiento triste. Con otros entrevistados, como Tymon Dogg y Alex Michon, los sentimientos que se dispararon al explorar sus recuerdos también estaban en carne viva. Al releer el libro ahora, sus opiniones parecen muy sesgadas por la sensación de pérdida de Joe.

Sigue leyendo

La verdadera historia de The Clash – Libro de Pat Gilbert, Parte 6.2

15 Jul

6.2 Fuera de control

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

Durante todo marzo del ’77 los Clash continuaron buscando desesperadamente un baterista fijo. Luego afirmaron haber probado 205 candidatos para el puesto. Probablemente la cifra estuvo más cerca de un par de docenas. El aviso publicado en Melody Maker subrayaba “nada de jazz ni funk ni relax”.

El 24 de marzo, los Clash fueron a un show de los Kinks en el Rainbow. En la barra, Mick se topó con Nick Headon, que había aprobado una prueba para London SS y luego se fue con un grupo de soul. Headon, que tenía 21, era un baterista sumamente talentoso, capaz de tocar jazz, funk, soul, disco, cualquier cosa. Jones le pidió que fuera a Rehearsals al otro día, para mostrarle lo que estaba haciendo su grupo nuevo.

Nicholas Bowen Headon nació el 30 de mayo de 1955, en Kent. Sus padres eran originarios de Gales. Ambos eran músicos: cantaban y tocaban el piano. Su padre era director de escuela. A los 12 Headon empezó a portarse mal.

-Cuando tu papá es el director, para ser aceptado tenés que ser mucho más travieso que los otros pibes -explica-. Me metía en líos para demostrar que no era un chupamedias.

Nick heredó el amor de sus padres por la música, y aprendió solo a tocar el piano.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 6.1

8 Jul

6.1 El choque del 77
TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

En el siglo XVIII, Covent Garden todavía tenía un mercado, el mayor de Inglaterra, que vendía productos frescos de la huerta, destinados a las mesas de los londinenses ricos y pobres. Pero a mediados de los ’70, esa parte antigua de la capital estaba enferma y en ruinas, a la espera de la reurbanización.

Interior del Roxy Club

A fines de diciembre del ’76, abrió el Roxy Club en calle Neal, al frente de la estación de subte de Covent Garden. Antes había sido un boliche gay llamado Chagaurama’s. Inaugurado por el contador de Malcolm McLaren, Andy Czezowski, el Roxy fue el primer local hecho a medida del punk. Como había solamente dos grabaciones punk inglesas (“Anarchy in the UK” de los Sex Pistols y “New Rose” de los Damned), y era limitado el suministro de punk estadounidense nuevo y copado, el DJ residente Don Letts, ponía mayormente dub y reggae.

Sigue leyendo

“La verdadera historia de The Clash” – Libro de Pat Gilbert, Parte 5.2

3 Jul

5.2 La gira Anarchy

TRADUCCIÓN Y EDICIÓN: LEPO para Clashland y RadioValvular.

El 13 de noviembre Melody Maker publicó la primera cobertura musical importante sobre el grupo. La autora era su defensora de la primera época, Caroline Coon. Tres meses antes, Caroline había escrito un artículo histórico en la misma revista, sobre la cosecha fresca de bandas, encabezada por los Pistols y los Clash. Ahí fue donde ella se apropió del término “punk” para describirlas. Explicó que la palabra surgió seis años antes, “para describir las bandas de rock estadounidenses del ’65 al ’68, que brotaron después de escuchar a los Yardbrids, los Who, Them y los Stones“. Desde ahí, afirmaba, la frase había tomado “connotaciones glamorosas, que antes estaban implícitas en la palabra ya gastada rebelde“. Por lo tanto, era un nombre perfecto para esta escena nueva. Caroline le restó importancia a la relación entre lo sucedido en Estados Unidos y las bandas nuevas que emergían en el Reino Unido. Enfatizó que los grupos ingleses tenían “conexiones muy tenues” con grupos punk de New York como los Ramones, Television y Patti Smith.

Su artículo de noviembre sobre los Clash, resultó ser igual de trascendental. Al igual que Mark Perry, Coon es un conducto predispuesto y entusiasta para la retórica punk del grupo, pero se niega a dejar que las boludeces o las conjeturas poco profundas pasen sin ser discutidas.

Strummer se muestra como un rebelde enojado de clase media; Jones es un pibe guitarrero moderno, de padres separados; Simonon, un vándalo loco por el reggae y sin talento musical, que fue a las peores escuelas de Londres. Cada integrante da su versión de su historia.

Sigue leyendo

Entrevista con Richard Dudanski (101ers, PiL)

29 Jun

TEXTO: Lepo para Radiovalvular y Clashland.

Richard Nother nació en 1952 en la Isla de Sheppey, en el estuario del río Támesis, al sudeste de Inglaterra. Vivió ahí hasta los 17, cuando su familia se mudó a Leek, en la zona campestre del centro del país, y en 1973 llegó a instalarse a Maida Hill, un barrio de casas abandonadas en Londres Oeste, donde ya estaba viviendo su hermano. La dirección era “Walterton 101”.

“Al visitar a mi hermano Pat, me di cuenta rápidamente de que ese era el lugar donde yo quería vivir. Me ofrecieron una pieza del segundo piso, avisé en mi hospedaje, y me mudé en septiembre del ’73, aproximadamente” -cuenta Richard en su libro publicado a fines de 2014, Squat City Rocks: Proto-punk and beyond, a musical memoir from the margins (una interpretación puede ser “Piedras de la ciudad okupa: Del proto-punk al más allá. Una autobiografía musical desde los márgenes”).

“Hacíamos lo mínimo indispensable, y creo que estábamos muy satisfechos con nuestra suerte. A veces andábamos por el mercado de calle Portobello al final del día, y entre las sobras conseguíamos frutas y verduras casi gratis para la semana. ¡De hecho las calles Portobello y Golborne eran bastante esenciales para nuestra existencia! Ropa, zapatos, muebles, libros, discos. Todo usado. Lo que quisieras, lo podías conseguir en el mercado, por casi nada” -continúa el relato.

A mediados de 1974 llegó a esa casa de bohemios John Mellor, que en ese momento se hacía llamar “Woody”: un rockero pelilargo que había dejado sus estudios de arte en Gales. No era otro que la futura leyenda del punk, Joe Strummer. Joe tenía un solo objetivo: armar una banda con todos los habitantes de la casa que se quisieran sumar. Dudanski terminó tocando la batería, con un par de enseñanzas rústicas del mismo Joe, que por su parte todavía estaba aprendiendo guitarra.

Dudanski - Strummer. 1975.

Dudanski – Strummer. 1975.

Sigue leyendo